Vallunaraju (5.686m): ascenso nocturno en familia

A veces las casualidades hacen que podamos disfrutar experiencias únicas: realizar la ascensión de una montaña sencilla en Perú, solos y por la noche es una de ellas.

El viaje que hemos realizado Zuriñe y yo a Perú ha tenido como pequeña escala la pequeña localidad de la región del Ancash, Huaraz. Después del tour obligado de Cuzco, el lago Titicaca y la ciudad secreta de MachuPichu, viajamos a Huaraz con la intención de oxigenarnos en las alturas de sus bellas montañas y realizar una ascensión fácil; sin mas pretensión que disfrutar juntos de la experiencia de escalar uno de los nevados mas accesibles de la Cordillera Blanca, bastión de impresionantes paredes y abismos infranqueables.

Cabe destacar que, previo a la ascensión de cualquier montaña en el Parque Nacional del Huascarán, hay que pasar por caja en las oficinas del Parque en Huaraz (cerca de la Avda. Luzuriaga) y presentar los carnets de federado y firmar varios documentos para evitar la contratación de un guía y eximir de cualquier responsabilidad de accidente al Parque.

Accedemos al Vallunaraju, después de pillar un taxi en Huaraz y recorrer ( en 1 hora aprox.) la Quebrada de Llaca hasta cerca de su laguna (4.400 m), donde rompen los glaciares de las impresionantes paredes del Ocshapalca y del Ranrapalca.

Desde aquí la aproximación al campo morrena (a 4.900 m) nos lleva unas 3 horas por un terreno muy empinado y embarrado.

Este campo se sitúa por debajo del glaciar del Valluna y existen diversas terrazas para acampar confortablemente. Llegamos pronto y tenemos tiempo para comer y beber tranquilamente, y preparar la mochila para el día siguiente. Son momentos intensos, pues Zuriñe está espeedica y únicamente hay otra pareja que pretende el ascenso con su guía.

Nos habían informado que el ascenso nos llevaría entre 5 y 6 horas, por lo que deberíamos iniciar la escalada hacia la 1:00 para poder disfrutar del amanecer llegando a cima. Seguimos los consejos y a las 1:30 comenzamos a subir. Como la tarde anterior estudiamos el acceso al glaciar y colocamos algún hito más, por la noche avanzamos ágilmente por las rocas con la luz del frontal…y la de la luna, casi llena, que nos engulle en una atmósfera muy especial.

En cuestión de 30 min. llegamos al glaciar y nos calzamos los crampones, uniéndonos (si cabe más) con una cuerda de 9 mm. El avance es pausado a 5.000 m, siguiendo la marcada huella que otros han trazado días atrás. Hoy por fortuna estamos solos y no vemos luces de la otra cordada…y encima, Zuriñe avanza como si estuviera en el Piri.

Conforme ganamos altura, el glaciar muestra sus fauces y tenemos que sortear grietas imponentes y seracs monstruosos, siguiendo la serpeante huella. Poco a poco vamos llegando al collado que separa las dos cimas del Vallunaraju (la cima norte con 5.686 m y la cima sur con 5.600 m); sin embargo, aùn es muy pronto y todavía no va a amanecer, así que relajamos el paso. Nos lleva menos de 4 horas llegar al collado y a las 5:10 vemos que la arista que conduce a la cima principal está muy ahuecada y presenta una grieta en su inicio…quizá de noche parece más difícil, pero las huellas solo tiran para la cima menor…y qué carajo!, es la primera escalada que realizo con mi mujer!…así que seguimos la huella. Finalmente a las 5:30 estamos en la cima menor del Valluna, aùn de noche y con ganas de seguir…Un par de fotos con la cornisa cimera, la luna y Huaraz al fondo y regresamos al collado, a ver si amanece y podemos ver algo más.

Para entonces, Zuriñe tiene un pie muy frío…y qué mejor forma de entrar en calor que meterlo en mi sobaco!. Vaya estampa! los dos a 5.600 m en una postura bastante extraña, esperando al amanecer. Tremendo!

Y con las luces del deseado sol, divisamos las vertiginosas paredes de los cercanos Ocshapalca y Ranrapalca, y más al fondo la cordillera del Huayhuas. Y poco después emprendemos el descenso con la vista puesta al fondo, a Huaraz.

Un día más tarde estamos ya en otro bus, destino a Trujillo…esta vez, para disfrutar de las playas de Huanchaco y sus caballitos de totora, precursores de las nuevas tablas de surf.

* Agradecimiento especial para Pablo y Janina, por su generosidad y hospitalidad durante nuestra estancia en Huaraz.

Un pensamiento en “Vallunaraju (5.686m): ascenso nocturno en familia

  1. Ya veo k habeis cumplido con creces y k se os ha kedado pequeño el VALLUNARRAJU. Ese es el comienzo del verano k te espera. Afila los dientes, los eskis y preprara el ordenador k kiero visitar tu blog todos los dias. Eres un libro abierto. Un abrazo para la parejita. AITOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s