Ski randonné en Chile (V): Volcán Lonquimay (2.865 m): apurando una ventanita de buen tiempo.

23/08/2010

Llevamos dos días viajando desde Chillán (5 autobuses, haciendo escala en Los Angeles) para llegar a un lugar alejado del culo del mundo: Malalcahuello. 3 km antes está el refugio La Suiza-Andina, un lugar que conocía Xabi de su anterior viaje a Chile, muy confortable y que supera nuestras expectativas, sobre todo en precio. No obstante, dada nuestra situación precaria (viajamos en bus de línea con todos los petates y skis a la chepa, y llueve sin parar) decidimos pasar la noche allí y cambiar al día siguiente.

A las 9:15 viene Jorge a recogernos en su Vanette, tal como habíamos quedado el día anterior. Cargamos los equipos y subimos por una pista que se abre paso entre un bosque tremendo de araucarias. La furgoneta, sin tracción, ni ruedas de nieve, ni cadenas, hace lo que puede y por momentos tiene que coger carrerilla para seguir.

Llegamos al centro de ski y la tranquilidad es abrumadora (nada parecido a las pistas que conocemos en casa…). No hay nadie por aquí, salvo Gonzalo Vilches, un guía chileno que ha salido con su cliente hace un rato, y una pandilla de militares que se están tirando en paracaídas desde un avión. Las vistas del volcán Lonquimay son espectaculares y todas sus vertientes son apetecibles.

El ascenso es de los que hacen afición: vamos abriendo huella en una nieve blandita y a ratos fuertes ráfagas de viento nos zarandean de un lado a lado. Al poco de empezar, pasamos a los chilenos por una ladera más a la izquierda y seguimos sin parar a buen ritmo (se nota que vamos cogiendo la forma). Al cabo de 4 horas llegamos al cráter, pero el fuerte viento hace que se nos quiten las ganas de bajar esquiando a su fondo. Así las cosas, descendemos por la vertiente sur que es una bajada original y de mayor pendiente que la normal; sin embargo es la más sombría y fría. El descenso es muy bueno: 1580 metros directos al parking. De vez en cuando paramos para cambiarnos las cámaras.

Gran bajada y tiempo recio!! Llegamos al parking puntuales para que Jorge nos recoja de nuevo para llevarnos a Malalcahuello, donde pasaremos la noche en casa de la señora Ana (una abuelita muy entrañable) y analizaremos las posibilidades de subir mañana a otra montaña, pues el tiempo que viene no es bueno.

Desnivel de subida: 1580 m.

Desnivel de bajada: 1580 m.

Horario: 4 horas (subida) y 1,5 horas (bajada).

Anuncios

Un pensamiento en “Ski randonné en Chile (V): Volcán Lonquimay (2.865 m): apurando una ventanita de buen tiempo.

  1. PERO….¿PORQUE VAIS A SEMEJANTES MONTES?,A SUBIR POR ESAS PAREDES,A BAJAR CON SKIES POR DONDE LA GENTE LO PASA MAL ANDANDO, CHUPANDO UN FRIO POLAR………….
    PUES…..M.M.M.M.M, PORQUE EN LA CIUDAD NOS ABURRIMOS, SIN MAS FILOSOFIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s