Ski randonné en Chile (VIII): Volcán Puyehue: capricho chileno.

02/09/2010

Tomando unas cervezas en Puerto Varas, se nos acerca Alfredo, amigo de Niko, el dueño del bar y que a su vez regenta el hospedaje en el que estamos alojados. Alfredo se ofrece a llevarnos hasta El Caulle, lugar donde hemos quedado con Xabi, ya que va a Bariloche y le viene de paso: una muestra más de la hospitalidad que nos encontramos al recorrer tierras chilenas y que nos deja sin palabras…

El Caulle (355 m s.n.m.) es un rancho situado a escasos kilómetros de la frontera con Argentina, al que se accede desde la carretera que une Osorno con Bariloche (la 215). Es un lugar paradisíaco y solitario, a los pies del volcán Puyehue que nos recuerda a La Ponderosa de Bonanza.

El lugar tiene una pega: es una hacienda privada provista de un restaurante y una cabaña. Eso significa que los osados que pretendan la ascensión de este volcán tendrán que preparar la cartera:  7000 pesos por utilizar el camino y 13000 pesos por alojarse en la cabaña (más del doble de lo que venimos pagando durante este viaje). Esta situación es incómoda para nosotros, pues tenemos la conciencia de que las montañas son un espacio libre para disfrutar sin tener que pagar un peaje a un propietario privado, ¿pagar por usar un camino?¿también tendremos que pagar por beber agua de un arroyo?¿o por bañarnos en bolas en un río? Dejémoslo ahí…pero es una gestión del espacio natural que choca con las políticas que conocemos en otros países.

El ascenso y descenso del Puyehue en el día es una actividad larga y para la que hay que contar con un mínimo de 10 horas. Ahora bien, nosotros hemos podido realizarla (en 10 h) gracias a que existía una traza de caballos que nos guiaba por el bosque hasta una cabaña (a 1.345 m s.n.m.) desde la que se inicia una subida directa al cráter. Realizar esta ascensión sin traza, en invierno y con el bosque cubierto de nieve puede ser misión imposible (a tener en cuenta!).

A las 7:00 comenzamos a andar con los esquís a la chepa. Al principio el camino está balizado con postes pintados de rojo; una vez en el bosque, se sigue un sendero que va recorriendo la montaña ascendiendo 1.000 m de desnivel, hasta llegar a una cabaña (3 horas). Cuando llegamos allí para tomar un respiro, encontramos a 5 esquiadores (los que subieron en caballos), atraídos seguramente por un vídeo que circula por internet en el que unos tipos esquían el cráter del Puyehue…Desde aquí el ascenso al volcán no tiene pérdida: todo recto, por la vertiente sur!.

La nieve está muy venteada y en la parte superior hay bastante hielo y nos calzamos las cuchillas. Después salimos a un lomo más tendido por el que llegamos al cráter. Las vistas son preciosas y el cráter es enorme, cubierto de nieven su fondo.

Durante el descenso no encontramos la nieve exquisita que hemos disfrutado días atrás. En la parte superior que se encuentra helada, parecemos tamborileros con nuestros esquís rebotando en el hielo. Luego la cosa se suaviza y podemos disfrutar más hasta la cabaña.

Una vez en el bosque: Sálvese quien pueda!! Nos tiramos con los esquis entre los árboles y avanzamos como buenamente podemos. Después de 10 horas, llegamos extenuados al rancho. Son las 17:00 y a las 17:30 pasa el último bus a Osorno, próxima parada camino de Bariloche. Tal cual estamos, recogemos los petates y seguimos la pista que conduce a la carretera (1 km)…donde esperaremos a que nos recojan como colillas!

Desnivel de subida: 1895 m.

Desnivel de bajada: 1895 m.

Horario: 6 horas (subida) y 4 horas (bajada).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s