Mont Blanc du Tacul (4.248 m). Pilar Gervasutti.

2005/08/10-11

El numero 27 de LA DOMENICA DEL CORRIERE, de 29 septiembre de 1946, informaba de la muerte de uno de los más grandes alpinistas de la época dorada de la escalada alpina (los años 30-40), aquella en la que se realizaron las aperturas de las paredes más espectaculares y representativas del arco alpino. Giusto Gervasutti se ganó a pulso el apodo de “il Fortísimo” realizando inhóspitas y duras escaladas, hoy en día muy codiciadas. Paradójicamente, allí donde murió, intentando la apertura del Pilar Este del Mont Blanc de Tacul, quedó para siempre el mejor de los homenajes que pudieron hacérsele: el Pilar Gervasutti.

El titular ilustrado por Walter Molino decía así: Tragedia sul Monte Bianco. Mentre con un compagno tentava una nuova via per raggiungere la vetta del maggior monte d’Europa, il noto alpinista Giusto Gervasutti, per il cedimento di una roccia, precipitava; la corda si spezzava e il poveretto scompariva nel baratro. Il compagno poteva a stento aggrapparsi ad una sporgenza e in quella posizione rimaneva per molte ore.

Algo así como: Tragedia en el Mont Blanc. Mientras que con un compañero trataba de realizar la ascensión de una nueva ruta en la montaña más alta de Europa, el famoso alpinista Gervasutti, cayó por la caída de una roca, la cuerda se rompió y el pobre hombre desapareció en el abismo. El compañero apenas podía aferrarse a una cornisa y se mantuvo en esa posición durante muchas horas.

Su compañero era José Gagliardone; los dos se retiraban de su proyecto por el mal tiempo, y mientras descendían rapelando Giusto se precipitó al vacío durante una maniobra para desatascar la cuerda. Ya no podría nunca recorrer este gran itinerario. Curiosamente este accidente ocurría un mes después de que el propio Giusto escalara la primera del vecino Pilar Bocalatte con P.Bollini della Pedrosa y 12 años después de que realizará la primera del corredor NE o coulour Gervasutti.

Precisamente por esa insaciable pasión por realizar itinerarios elegantes, los aperturistas del Pilar Este del Mont Blanc du Tacul, Piero Fornelli y Giovanni Mauro tuvieron el detalle de homenajear al gran Giusto Gervasutti, bautizando con su nombre esta bella grand course: el conocido como Pilar Gervasutti.

En 2005 tuve la suerte de realizar esta escalada con Amado y Kiri, y la mala suerte de ver cómo mi cámara de fotos se precipitaba 700 metros más abajo, cuando llevábamos buena parte de la pared escalada. Muchas veces recuerdo que aquellas fotos hubieran sido geniales; ahora quedan en el recuerdo como una gran actividad.

Cuelgo aquí las descripciones más relevantes y algunas fotos representativas extraídas de la web (en B/N) y de mis otras incursiones al valle blanco (en color), para ilustrar el post.

1ªAscensión: Piero Fornelli y Giovanni Mauro los días 29 y 30 de julio de 1951.

Longitud y dificultad: 800 m (entre los 3.400 y los 4248 m) / MD, pasos de V+ y VI. Cabe reseñar en este apartado que el desnivel es engañoso y el recorrido, sobre todo en la parte final una vez superadas las dificultades más representativas en roca, no es tan fácil como parece y se desarrolla por terreno mixto, con mucho ambiente y a una altura respetable.

Horario: el nuestro ocupó dos jornadas, realizando un vivac espantoso a 4.000 metros.

Información y topos: utilizamos los croquis de la guía “Mont Blanc Massif. Selected Climbs. Volumen I” (ojo porque es una guía de formato bolsillo y el topo no refleja las dimensiones de la pared, lógicamente) y las informaciones del libro de Gaston Rebuffat “El macizo del Mont Blanc. Las 100 mejores ascensiones”. También puede consultarse el siempre útil “Ascensions au pays du Mont-Blanc” de Jean-Louis Laroche y Florence Lelong.

Como humilde homenaje a Il Fortísimo, un video encontrado por sorpresa en la red:

La escalada se inicia a los pies del evidente espolón, justo a la derecha del SuperCoulour, que asciende como un cohete hacia la cima del Tacul. Siguiendo el corredor que sale de su base hacia la derecha alcanzaríamos el Pilar Bocalatte. Hay que superar primero una pendiente empinada de hielo que, dependiendo de las condiciones, puede presentar una rimaya cutrosa con hielo guarro, ofreciendo un calentamiento inmejorable a primera hora de la mañana con los primeros rayos de sol sobre la cara este.

Toda la escalada discurre por el filo del espolón; en unas ocasiones por la vertiente sur (la izquierda según escalamos, la más soleada) y en otras por la vertiente norte (la derecha según escalamos, la más sombría y con acumulaciones de nieve).

Se inicia la escalada unos metros a la derecha del punto inferior del espolón y va pasando en unos tres largos a la vertiente más soleada, por fisuras y diedros (V y IV), remontando el zócalo inferior. Después tumba algo el terreno (IV) y se continua por terreno más vertical superando diedros y fisuras alternados por plataformas, siempre por el filo (V y IV, con varios pasajes de sup. y A1). Alcanzada una brecha característica en la parte central del pilar, se remota una disfrutona chimenea fisurada (acanaladuras) de 70 metros (III, IV y V).

Superada esta chimenea, el recorrido pasa a la vertiente más sombría, reservando pasos de dificultad en condiciones de nieve hielo. Se alcanza así, después de un murito (10 m, 6a/A0) una repisa de hielo que hay que seguir durante aproximadamente 100 m, hasta alcanzar el pie del resalte terminal. Se supera una fisura (V) y se llega a una brecha a los pies de la Tour Rouge. Se rapela (10 m) o se destrepa a los pies de dos chimeneas evidentes (seguir descendiendo en este punto, conllevaría conectar con el SuperCoulour).

Se supera la chimenea de la izquierda (IV sup., hielo y nieve) y se accede a un terreno en el que ya en ensamble, se avanza durante unos 150 metros de recorrido hasta el pie de una nueva brecha por encima de la Tour Rouge. Aquí pueden encontrarse diversas goulotes de hielo o pasos aislados en roca. En este punto, nuestra ascensión vio cómo se hacía de noche y decidimos pasar uno de esos vivacs que acostumbramos a recordar en tertulias alpinistas plagadas de amigos y litros de cerveza. Después de un largo día y de que uno de nosotros parara a cagar, tuvimos que “dormir” allí mismo, tapados con una exigua manta térmica sobre nuestras cabezas.  Nada más clarear el día continuamos por terreno mixto y helado para entrar en calor, hasta alcanzar la brecha que separa el Tacul de la Tour Rouge, a 4.100 m. aprox. Desde aquí, por la vertiente norte, se continua intuitivamente hacia la cima del Mont Blanc du Tacul por terreno mixto en un ambiente soberbio y sin perder en ningún momento la concentración.

El descenso, lógicamente se realiza por la vertiente normal del Tacul hasta la Aiguille du Midi, con unas ganas bárbaras de tomar unas cervezas y una hamburguesa “Everest” en el garito céntrico habitual.

Anuncios

2 pensamientos en “Mont Blanc du Tacul (4.248 m). Pilar Gervasutti.

  1. Kaixo TXASTI!!
    Ya estais de vuelta de DOLOMITAS??
    El artículo de lujo, como viene siendo habitual ya en tus publicaciones.
    Un abrazo y a seguir disfrutando.
    Aitor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s