La Cabrera. Pico de la Miel (1.384 m). vía “Ezequiel”

Bajando del espolón Manolín y comprobando que aún es pronto, echamos mano de nuestras reseñas y optamos por la Ezequiel, que queda muy cerquita. Volvemos a subir a la base y después de marear por el bosquecito, nos situamos en la amplia plataforma. Por delante: una vía que nos sorprende gratamente, con largos muy originales…un juguete!.

Desnivel y dificultad: 140 m, IV+

Primera ascensión: Ezequiel Conde y J.Domingo en 1969

Material: Un juego de Friends, cintas y cordinos: todas las reuniones están montadas, salvo la última; un clavo en la chimenea.

Aproximación: La misma que al espolón Manolín, pero siguiendo el sendero que recorre la base de la pared. La vía empieza en una característica y amplia plataforma de granito. Nosotros intentamos acortar durante el descenso de la Manolín y el sendero resultó más estrecho y boscoso.

La primera tirada de cuerda la apuramos para alcanzar la base de la chimenea (55 m, IV+); comienza por un diedro fisurado característico y sigue por una marcada veta de esquistos con buenos agarres.

El segundo largo recorre una chimenea vertical por el interior de la roca, muy original, oscura diría yo, para salir a una cómoda repisa (25 m, IV+/V-).

Tercer largo, continua por la veta y se pone vertical (30 m, IV+). Muy chulo…

Último largo de trámite, siguiendo un diedro escalonado, hasta alcanzar la arista cimera (30 m, IV-)

Horario: 20 min. aprox; 2 horas para la escalada y 20 min para el descenso.

Referencias bibliográficas: “Revista Desnivel nº 114”, Enero 1996. Editorial- Desnivel. “Las 100 mejores escaladas de la zona centro” de P. Aguado y D. Gómez. “Guía de Escaladas en la Sierra de la Cabrera”. de la Federación Madrileña de Montañismo.

 

La Cabrera. Pico de la Miel (1.384 m). vía “Espolón Manolín”

De camino a casa Oscar comenta que no ha escalado aun en la Cabrera, así que le propongo parar allí y recorrer su clásica y bella “Espolón Manolín”, que yo aún no tenía canas cuando la escalé con el bueno de Amado. El “Espolón Manolín” es seguramente una de las vías más populares de esta gran roca que es el Pico de la Miel; y lo es por méritos propios, pues todos sus largos son muy estéticos, variados y se dejan proteger…y además ostenta el título de la vía más larga de la Comunidad de Madrid.

Desnivel y dificultad: 215 m, V+ (V/A0 oblig.)

Primera ascensión: Daniel Jiménez, Fernando Negro, Pedro Tena y Manolín, en 1977.

Material: 12 expreses, anillos de cinta y un juego de friends. Reuniones equipadas.

Aproximación: Desde el parking del Área de Servicio seguimos sendero que asciende serpenteando hacia la base.

(L1, IV) El inicio de la vía ofrece varias posibilidades,…y nosotros, sin darnos cuenta, entramos por las placas de forma directa, sufriendo “un poco”. A la clásica se le entra, mucho más fácil, por la izquierda…

(L2, IV+) Continuamos por fisura tumbada, gozando del frescor de la mañana y la soledad de un viernes cualquiera de julio. Bonito largo…

(L3, V) Largo que va a buscar la base del característico muro, superando una placa en adherencia, después de un diedro (spit)

(L4, V+) El largo clave también ofrece distintas posibilidades. Optamos por entrar por la izquierda junto a la placa homenaje y continuar de forma directa por la placa. Preciosa tirada con ambiente!!

(L5, V) Le sigue otra tirada muy chula con fisura ancha de por medio…

(L6, V+) El último largo tampoco defrauda: comienza con diedro dülfer y luego paso a bloque para salir por un bloque enorme, ya cerca de la cresta final…

Horario: 15-20 min. para la aproximación / 2,5 h para la escalada 20 min. para el descenso.

Descenso: andando por la vertiente contraria, siguiendo hitos.

Referencias bibliográficas: “Revista Desnivel nº 114”, Enero 1996. Editorial- Desnivel. “Las 100 mejores escaladas de la zona centro” de P. Aguado y D. Gómez. “Guía de Escaladas en la Sierra de la Cabrera”. de la Federación Madrileña de Montañismo.

Torozo. Cara suroeste. “Gran Diedro”

Nos vamos para el Torozo con la idea de escalar un par de vías…sin embargo, la pereza mañanera a nuestra edad se impone ante la vitalidad que luciamos hace años, y nos ponemos tarde a andar. El gran diedro es una vía muy recomendable, con largos muy variados y de dificultad «amable» lo que la hace ser muy concurrida en temporada. Tuvimos suerte y escalamos solos en todo el macizo…y la brisa en la pared fue definitiva para bordar la jornada y no achicharrarnos.

Desnivel y dificultad: 250 m, V+ máx.

Primera escalada: Emilio García Viel y Eduardo Sánchez, el 4 de junio de 1972.

Material: doble cuerda de 60 m y juego de friends completo. Reuniones equipadas.

Aproximación: desde el parking del puerto del Pico. Seguir el sendero que sale del bar y cuando se alcanza una cabaña con una fuente, girar por el sendero de la derecha. Después, ya en la vertiente suroeste, por debajo de la Albujea, seguir hitos con tendencia hacia abajo. Un árbol característico nos servirá de referencia.

La línea desde abajo se intuye ligeramente. El primer largo (IV/IV+) va a buscar un bloque-diedro característico y recorre unos muritos tumbados en los que se sube en adherencia.

Le sigue un corto largo de cuerda asegurado con dos spits: un murito en placa para atinar con los pies (IV+)…

La siguiente tirada recorre un diedro fisurado chulísimo. Tirada larga que termina metiéndose en un callejón para salir a los pies del gran diedro característico (V).

El L4 supera de forma directa el característico diedro vertical que nos coloca debajo del gran techo. Una tirada muy chula en la que haremos gala de nuestras artes empotradoras (V+)

Ya debajo del techo, la cosa se ve de otra manera y tenemos muy cerca el final. Sólo falta cruzar a la izquierda en travesía (V-) y salir por terreno más fácil…y desde aquí, sólo queda salir a la cima por terreno de bloques trepando de forma sencilla…

 

Horario: 1h a 1,5 para la aproximación, 2, 5 horas escalada y 35´ para el descenso.

Descenso: Desde la cima, realizar un corto rápel de 15 m y continuar después por hitos en una amplia canal herbosa.

Referencias bibliográficas: “Escaladas en el sureste de La Sierra de Gredos” de Gabriel Martín, “Clásicas de la Zona Centro ” de Daniel Alcojor o “Escaladas en el Sistema Central” de Tino Núñez.

Galayos. Pequeño Galayo. vía “Sur de la Apretura”

Ya que descendemos a la canal que separa el Torreón del Pequeño Galayo, después de escalar la Underground-Malagón, optamos por escalar una sencilla ruta en esta segunda aguja para seguir sumando metros a nuestra experiencia galayera; y es que las dimensiones de estas paredes se prestan a doblar vías en el día, como poco!.

En este caso, para pisar la cima haremos un último largo por la “placa Rivas” y darle un toque de emoción.

Desnivel y dificultad: 150 m, IV+ máx. para la vía; para hacer cima por la placa Rivas contar con un paso de V+ expo).
Primera escalada: José Luis G.Barroeta y Agustín Faus el 18 de julio de 1952.

Material: doble cuerda de 60 m y juego de friends completo.

Aproximación: desde el refugio Victory, no lleva más de 5 minutos la aproximación hasta la base de la pared. Tomar como referencia un techito escalonado: 5 metros a la derecha.

El primer largo es muy chulo y recorre un diedro marcado y continua de forma escalonada hacia un estrechamiento.

La segunda tirada, más sencilla “se monta” en la marcada hendidura del Pequeño Galayo, para seguir después por ella (chimenea) de forma cómoda sin grandes complicaciones.

Se continúa hasta llegar a la base de la “cabeza” del pequeño Galayo y aquí las posibilidades son múltiples. Oscar opta por subir por la vertiente suroeste, hasta el pie de la “Placa Rivas”.

El paso en cuestión es una placa vertical de 4-5 m que no tiene opción de protección, por lo que requiere un poco de decisión. Superado el paso, llegar a la cima es un trámite.

Horario: 5′ para la aproximación, 2, 5 horas escalada y 35´ para el descenso.


Descenso: realizando un rápel de 15 m hacia el hombro y después destrepar en diagonal, siguiendo hitos hacia la canal.

La comida escaquea y decidimos bajar y poner rumbo al Torozo…seguro que volveremos a este lugar tan mágico…

Referencias bibliográficas: “Sierra de Gredos. Guía de escalada. 100 vías del IV al 6b” de Raúl Lora.