Pico Aspe (2.640 m). vía “Subterránea”

No conocíamos aun la vertiente sur del Aspe, así que nos decantamos por la clásica “Subterránea”. Con el tiempo han ido aflorando distintos itinerarios en esta pared que, si bien la aproximación de 2 horas puede retraer a más de uno, el entorno de montaña es de los que hacen afición.

Apertura: Luis Royo y Julio Benedé en 2011

Desnivel y dificultad: 300 m, 6b (V+/A0 oblig.) en líneas generales es un itinerario asequible y una vez que se superan los dos largos clave de abajo, el terreno se vuelve más amable y se avanza más rápido.

Material: 16 cintas express y doble cuerda de 60 m. La ruta está equipada con parabolts. Llevamos friends y no los utilizamos, salvo en la R0 que nos montamos para comenzar la escalada.

Aproximación: Desde la pista de Aísa, aparcamos junto a la valla que cierra el paso al entorno de la Llana, Ganganta, Aspe, etc y cruzamos el río justo en frente de la cabaña de Saleras. Continuamos en ascenso por el cordal que asciende al Aspe y nos desviamos a la derecha en el cruce que indica GR11, hacia el Riguelo. Ese cruce es el segundo, que va más arriba: el primero indica “Surgencia: el chorro de Rigüelo”. Después, de camino a Lecherín giraremos a la izquierda para dirigirnos a la Garganta de Aísa, por terreno rocoso (inicio de la Arista de Murciélagos).

El inicio es evidente: el agujero! en esta ocasión había un nevero en su interior. Trepamos unos metros por terreno sencillo (III) y plantamos una R improvisada. Desde aquí nos adentramos en el tubo: quizá el largo más curioso y poco evidente: 40 m, V+.

Alcanzamos una primera R1 desde la que se continua por un precioso diedro (opción de recortar unos 5 metros (II) para colocarse más cerca). Tirada mantenida y vertical con pasos muy chulos. 35 m, 6b (V+/A0 oblig.)

Desde la R2 la dificultad decrece y los largos son más evidentes. Empalmamos los L4 y L5 del croquis original, en una tirada de 60 m, que remonta un diedro muy chulo y después atraviesa un jardín que nos coloca en la segunda parte de la pared.

Desde la R3, el terreno se vuelve muy amable,…con grandes bloques y diedros. L4, 35 m, IV+.

Quinto largo: la misma tónica. Buena roca y diedro de libro con un pasín final más picante…35 m, V+.

Y desde este punto, volvemos a empalmar las dos siguientes tiradas en un largo de 55 m, V que nos deposita en la arista cimera del Pico de Aspe…

La cresta se sigue sin mayores problemas,…sólo hay que tener un poco de sentido de la orientación. En algún punto descendemos y volvemos a trepar, para continuar andando por un prado verde (20 minutillos aprox.)

Una fantástica forma de volver al piri después de un tiempo parados,…

Descenso: Alcanzamos la cima siguiendo la arista, bajando en algún punto y volviendo a trepar (III) para retomarla. Desde la cima, bajamos por la ruta normal, recorriendo el Kars característico.

Horario: 2 horas de aproximación; 3,5 horas de escalada; 20´ hasta la cima; y 2 horas el descenso.

Anuncios

Sierra Cantabria. Pared de Berberana (Dcha.). vía “Espolón de la Falsa Primavera”

De vuelta al particular santuario de la Sierra Cantabria con mi viejo amigo Oskar, optamos por un itinerario amable para desoxidar nuestros maltrechos cuerpos, anquilosados por una temporada nefasta. Una visita entresemana, saliendo de currar, muchas veces se convierte una terapia de lo más purificadora. Para esas horas, a esta parte de la pared le da la sombra, así que no nos quedamos pegados por el calor y disfrutamos de lo lindo.

Aperturistas: Simón Elías y Javier y Fernando Antoñanzas

Desnivel y dificultad: 90 m, 6a (6a oblig.)

Aproximación: igual que para la vía “Indignados”; pasaremos por su base y contornearemos la pared por bosque cerrado hasta alcanzar la base de la pared. Hay dos vías, a la izquierda “Udazken Gorria” (más picante) y a la derecha “Espolón de la falsa primavera”.

Material: doble cuerda 60 m, Friends hasta el nº2 y 12 cintas expreses. La vía tiene 3 parabolts en el primer largo, dos en el segundo y un clavo en el 3º; además de las reuniónes con argolla para rapelar.

Tres largos saben a poco, pero satisfacen una barbaridad cuando el tiempo apremia…El primer largo es el más picante. Una placa vertical con buenos agujeros (3 parabolts).

La segunda tirada, en diagonal, se monta en una plataforma para seguir en una plaquita corta (2 parabolts).

Y el último largo recorre un diedro muy bonito que se deja proteger al gusto! Ambiente (un clavo).

Descenso: en dos rápeles.

Horario: 50 min la aproximación, 2 horas la escalada y 30 min los rápeles….y vuelta.

Agradecimiento especial a Simón Elías y a Javier y Fernando Antoñanas (y otros más) por su labor desinteresada en el equipamiento de joyas rockeras en este “santuario” que es la Sierra Cantabria. Nos permite a otros hacer terapia vertical y disfrutar de lo que más nos gusta.

Año nuevo por Barèges

El fin de año, como muchos otros, lo pasamos en familia por el pirineo francés, pisteando con buenísima compañía. Para el primer día del año se alinean los astros y Oskar y yo hacemos una salidita con intención de hacer el Pic de Barbe: una sencilla cumbre en el entorno de la estación de Barèges que ofrece un descenso placentero…ideal para “bajar el turrón”…

Salimos sin hacer ruido y aparcamos en el parking de Tournaboup (1.500 m) en la estación de Barèges-La Mongie. Seguimos a dos “locales” que ascienden de forma muy directa hasta el plató superior junto al Lac de La Lahude (2.170 m).

A la altura del Lac de La Lahude algunos no pueden esperar y empiezan a catar las rampas más ricas…

Nosotros seguimos hacia el fondo, al Pic de Barbe…y desde aquí, no sé si será por la caraja de nochevieja o porque el paquetón era importante, nos desviamos a la aristilla para continuar “más cómodamente” para evitar abrir trinchera.

La arista finalmente, a pocos metros de la cima, se nos antoja complicada para el material con que contamos así que decidimos retroceder y calzar los esquís en una zona cómoda para seguir disfrutando del día…ahora bajando sobre powder del bueno!

El descenso, con 30 cm de nieve polvo es lo mejor de la temporada hasta la fecha: 900 de desnivel directos al valle…

 

Faro de la Plata (Pasai San Pedro). vía “Gokyo” {entrada original}

Una forma inmejorable de celebrar la amistad con la cuadrilla es escaparse a escalar,…luego están las jamadas con tertulias infinitas; que también están bien. El domingo pasado Oskar, Txus y yo optamos por la primera de ellas y nos dejamos caer por la Bahía de Pasajes para recorrer la ya clásica vía “Gokyo”…un itinerario panorámico con unas vistas excepcionales y una roca muy original. Muy recomendable!

Desnivel y dificultad: 250 m, V+/A0. La entrada original recorre en dos largos una travesía realmente espectacular, muy cerca del agua. Se pasa sin problemas “A-cerando” o apretando algo más de la cuenta… Una vez alcanzado el espolón, la escalada continúa sin problemas con una dificultad máx. de V+.

Apertura: Stig Larrañaga y L. M. Mateos en 2013. Equipamiento a base de químicos. Escalada regulada: del 1 de enero al 31 de julio no se puede escalar!

Material: doble cuerda 60 m, 12 cintas expres y material de reuniones. La entrada original está perfectamente equipada.

Aproximación: desde lo alto de Pasaia San Pedro, llegamos andando hasta las inmediaciones del Faro de la Plata (20′). Unos metros antes de la valla verde de acceso cogemos un pequeño sendero que desciende hasta el mar atravesando la selva propia del litoral. Recorremos la costa hasta una primera R (20’+).

Desde una primera R0 (la primera instalación que encontramos al contornear la costa), nos decantamos por la línea de químicos que recorre unos muros realmente chulos hacia la derecha. Otras referencias proponen salir desde ésta, directamente metiendo algunas piezas…en autoprotección.

L1: en travesía hasta la pared. Tiramos de A-cero para pasar (hay otra R con descuelgue) y luego descendemos hacia el agua. (25 m, V/A0).

Segundo largo, chulísimo, por hueveras y adherencias romas…en donde también tiramos de A-cero. Termina en el espolón por buenos cantos y continúa ya sin complicaciones. (15 m, V/A0).

L3 larga tirada que gana altura por el filo del espolón sin grandes complicaciones. (40 m, IV+).

L4 sigue una rampa sencilla y termina en una placa agujereada chulisima, con mucho ambiente. (40 m, V-). Reunión en una horcada, desde donde es posible “escapar”.

L5 posiblemente la tirada más bella del recorrido, terminando en un muro de formaciones romas escalonadas. (40 m, V+).

L6+L7 nos montamos en la bonita cresta final que empalmamos y terminamos al ensamble. Una gozada las formaciones de esta arista! (45+45 m, III+IV-).

Descenso: desde la ultima R rapelamos 40 m hasta una vira herbosa. Seguimos un pequeño sendero y nos desviamos a la derecha en una pequeña debilidad (hito, ojo!) para descender al sendero de la aproximación.

Horario: 40′ aprox., 3,5 horas la escalada y 50′ rapelar y regresar.