Petite Aiguille d´Ansabére (2.271 m): “Spígolo Sur”

2005/06/11

El “Spígolo de Ansabere” supone una de esas escaladas que todos hemos deseado alguna vez realizar: una tapia elegante, vertical y difícil. La historia de su apertura va unida a las aventuras vividas en la Gran Aguja, pues para derrotar semejante pared fue necesario que se juntaran grandes escaladores como P. de Bellefon y R. Despiau, que “rivalizaban” con otros grandes del momento por realizar los grandes proyectos de escalada aun pendientes.

En aquella época creyeron que aquella pared era infranqueable y Raymond Despiau, el maestro de ceremonias de esta aventura, optó por la utilización de anclajes expansivos para su “conquista”. La apertura se realizó durante el verano de 1967 y fueron necesarios hasta 40 clavijas de expansión para doblegar el Spígolo (en 10 días de trabajo con el burilador). Era tanta la expectación que había por la gran apertura, que el día después de que Despiau y Bellefon realizaran la primera ascensión J.Oscaby, L.Pérés y T.Sarthou realizaron la segunda ascensión.

La elegancia del trazado del Spígolo Sur supone uno de los itinerarios de escalada más impresionantes del arco pirenaico, ahora convertido en gran clásica, como lo son la Cara Norte de la Torre de Marboré o la Cara OesteNoroeste del Midi D´Ossau, si bien es cierto que no se desarrolla en una ambiente tan inhóspito, ni su equipamiento es tan vetusto, como el de las otras dos.

 1ª ascensión: Raymond Despiau con A. de Boysson primero y luego con Jean Claude Luquet, equipó las partes inferiores y superiores, en julio de 1967. Después con Patrice de Bellefon realizaría el primer recorrido integral el 22 y 23 de agosto de ese mismo año. La salida directa corrió a cargo de E.Boileau, P.J.Pradalier y D.Perin en agosto de 1982. 

Longitud: 285 metros (45-65-25-25-20-55-30-40 metros + 20 metros hasta cima). 

Dificultad: ED / 6a obligado con pasos en artifo de hasta A2. En libre sube hasta 7a+/7b. La vía en general está bastante equipada, sobre todo en los largos difíciles, a base de clavos, spits y parabolts. 

Material: Un juego friends medianos y micros (sobre todo para el largo del diedro). Estribos o cordinillo pueden venir bien.

Así las cosas, uno de esos años en lo que estábamos entregados a las clásicas, nos acercamos a esta pared desde Linza, Amado Lopez de Ipiña y yo. El día fue soberbio y, a pesar de sufrir algo en el largo del diedro, pudimos realizar una escalada digna y sin contratiempos.

Topo_Petite Aiguille Ansabere_Spigolo_Txastimendiak

Una vez superados los largos más duros de 7a+ el primero y 7a+/7b el segundo, alcanzamos un pequeño “púlpito” desde el que realizamos una fina travesía que da acceso a la parte final de la vía: bellísima.

En esta ocasión nuestro gran amigo Patxi, el mayor de la Luisa de Antoñana, nos acompañaba en la distancia y sacó unas fotos muy guapas desde el Petit Pic de Ansabere.

Desde esta reunión se puede continuar por la salida directa en otros dos largos. Nosotros continuamos por la clásica original que va en diagonal hacia la izquierda…

Bibliografía:

“Los Pirineos. Las 100 mejores ascensiones y excursiones” de Patrice de Bellefon

“Pirineos. Roca, Nieve y Hielo” de Rainier Munsch, Christian Ravier y Rémi Thivel

http://aiguillesdansabere.free.fr/

Les plus belles escalades d’ Europe” de Arnaud Petit

Petite Aiguille de Ansabére (2.271 m): Cara Sur. “Montaner-Vicente”

2007/07/03

La Petite Aiguille de Ansabere se llevó la mejor parte y ocupó el primer lugar de la muralla, ese que la hace merecedora de las mejores panorámicas. Además, su fácil acceso y la calidad de sus vías, la hacen ser recorrida todos los fines de semana por intrépidas cordadas, algo que seguro le gusta y la hace erguirse aún más.

La primera propuesta de “Txastimendiak” en esta aguja es la vía Montaner-Vicente de la Cara Sur. Es una vía bonita, entretenida y cuyo recorrido es, sobre todo en la parte superior, muy espectacular. La escalé hace ya unos años con mi gran amigo Oskar.

Primera ascensión: R.Montaner y J.Vicente el 5 y 6 de junio de 1956.

Dificultad: MD-/V+ (6a+/A0 máx.)

Topo_Petite Aiguille Ansabere_Montaner-Vicente_Txastimendiak

Topo_Petite Aiguille Ansabere_Montaner-Vicente_Web

Iniciamos la escalada superando el zócalo inferior (unos 100 m, IV/IV+) para pasar a una zona tumbada y descompuesta, bajo la vertical muralla de la aguja pequeña. Atravesamos en diagonal (III) por este terreno delicado hacia la derecha, hasta alcanzar la base de un diedro que da acceso en 2 largos a la profunda chimenea que separa en dos “cabezas” a la aguja.

Es en este punto donde comienza la escalada más bella de la ascensión, hasta el momento de aproximación. Uno puede organizarse los largos a su gusto. Nosotros realizamos el diedro, hasta la chimenea, en dos largos (V, V+).

El siguiente largo tiene la misma tónica y finaliza, debajo de un desplome que se evita hacia la derecha para llegar a la amplia chimenea. Una vez dentro de ella realizamos un corto largo para acercarnos al techo (V) y superarlo en un bonito largo con gran ambiente (6a+/A0). El paso del techo suele tener un cintajo largo que facilita el asunto.

Superado este largo realizamos otro corto pasaje de V y, ya en la vertiente noreste ascendemos a cima por terreno más sencillo.

El descenso de la Petite Aiguille lo iniciamos en la vertiente norte, rapelando 30 metros desde más abajo de la cima.  Desde este punto nos dirigimos a la brecha que separa la aguja del Petit Pic de Ansabere y remontamos por un terreno descompuesto hasta terreno firme.

Bibliografía:

“Los Pirineos. Las 100 mejores ascensiones y excursiones” de Patrice de Bellefon

“Pirineos. Roca, Nieve y Hielo” de Rainier Munsch, Christian Ravier y Rémi Thivel

http://aiguillesdansabere.free.fr/

Grande Aiguille de Ansabere (2.377 m). Cara Este

2005/10/01

A lo largo de los años, todos los itinerarios más lógicos de las agujas fueron recorridos por distintos escaladores ávidos de gloria. La cara este de la gran aguja, hoy considerada la gran ruta de la grande, tuvo que esperar hasta 1957.

Fue entonces cuando Raymond Despiau, Claude Douformantelle, Patrice de Bellefon y Jean Ravier dejaron su impronta en esta bellísima línea, que esconde hoy placas, fisuras y diedros que no dejarán indiferentes a sus seguidores.

Desnivel: 300 metros

Dificultad: MD/6a+ máx. Las mayores dificultades se concentran en la parte inferior de la vía: largos 1, 2 y 4.

Topo_Aguille Grande Ansabere_Cara Este_Txastimendiak

En esta ocasión Kiri y yo accedemos al pie de la vía por la vira característica que corta la parte inferior de la aguja. Se asciende en diagonal por terreno sencillo (III) hasta llegar unos metros más abajo del punto más alto. El primer largo, para empezar, resulta desagradable: se trata de una placa con agarres invertidos que termina en fisura y que después, atravesando por placa a la izquierda, finaliza en un diedro (6a+/6b).

El siguiente largo sortea por la derecha en placa un pequeño techo (V+) y después sale en diagonal hacia la derecha por terreno más sencillo (IV y luego III). El tercer largo es de transición, en travesía a la derecha y nos deposita a los pies del diedro característico.

El diedro se hace agradecido de escalar y puede protegerse cómodamente con piezas grandes hasta un techito que guarda un apretón en la salida (V,V+).

Después de este largo, los demás nos conducen a cima sin mayores problemas. Cuando Kiri y yo realizamos esta escalada encontramos un día muy nublado que nos hizo llevar el chubasquero. Las ganas de escalar nos hicieron atravesar las nubes y flotar por momentos en la cima…supongo que por eso venimos…

Bibliografía:

Los Pirineos. Las 100 mejores ascensiones y excursiones de Patrice de Bellefon

Pirineos. Roca, Nieve y Hielo de Rainier Munsch, Christian Ravier y Rémi Thivel

http://aiguillesdansabere.free.fr/

Grande Aiguille de Ansabere (2.377 m). Diedro Noreste

2008/07/05

Ahora que la temporada invernal parece que llega a su fín y empezamos a mirar de reojo la roca caliente que aflora en algunas de las montañas que más nos gustan, he pensado en montar un Especial Ansabere y colgar cuatro bellos itinerarios, que espero despierten el gusto por el pirineismo a los lectores de este humilde espacio.

Creo que todos los que hemos divisado las verticales paredes de las agujas de Ansabere hemos deseado escalar alguna de sus vías. Lo mismo pensaron en 1923 Armand Calamade y Lucien Carrive, quienes protagonizaron el que podría ser el primer intento documentado a la Gran Aguja, y cuyo final fue dramático (uno se precipitó al vacío durante el ascenso y el otro murió durante el descenso).

Desde 1933 el gran Henri Barrio acometió su proyecto de escalar el Diedro Noreste y fueron numerosos sus intentos infructuosos, y es que este itinerario no fue conquistado hasta 20 años después. Y para variar, los primeros en hacerlo serían Jean y Pierre Ravier, en compañía de Guy Santamaría, el 12 y 13 de Agosto de 1954.

Desnivel: 300 m. Dificultades: MD+/máx.6b+/A0. Las dificultades no son muy mantenidas y se concentran básicamente en el desplome, con bastante material. El resto de la vía es más llevadero y no ofrece grandes dificultades; aunque sí presenta algún tramo de roca inestable en la parte superior.

Topo Grand Aiguille Ansabere_Diedro Noreste_Txastimendiak

Podemos acceder a las agujas de Ansabere bien desde el refugio de Linza o bien desde Lescun. Mi propuesta pasa por esta segunda opción ya que nos engulle en la mágica atmósfera del circo de Lescún y de sus intrépidos aventureros; y sobre todo porque esta llevadera aproximación (2 h hasta la aguja) nos permitirá disfrutar de unas vistas únicas, sobre todo si lo hacemos al amanecer.

Para acceder al diedro noreste podremos recorrer la vira que corta la pared en la parte inferior por el sureste o bien por una pedrera-corredor por el norte, hasta alcanzar una brecha que da acceso a la vira anterior. Calcular para cualquiera de las dos opciones 3 a 3,5 horas hasta alcanzar la base del primer largo.

Este primer largo se puede apurar hasta llegar a la base del gran desplome, recorriendo un bonito diedro, de roca especial (6a).

El desplome es muy atlético y la adherencia de la roca es pésima. Hay material y se puede proteger bien (6b,A1). El apretón se da en la salida a la vertical…

De esta manera llegamos a la parte alta de la aguja, que discurre por largos exigentes (V+/V+/V) por diedros y chimeneas.

Los dos últimos largos nos sorprenderán por su pésima roca y nos harán mantener la concentración, si no queremos tener un disgusto. La dificultad no es alta en esta parte III+/IV, sí la precariedad…escalaremos siempre con tendencia a la izquierda para evitar la peor roca.

Alcanzado el hombro, nos situamos en una amplia plataforma desde la que se inicia el último largo. Comenzamos durante unos 4-5 metros (hasta 2 clavos) hacia una entosta que se recorre hacia la izquierda en travesía (seguir hacia la derecha supone encontrar una roca muy inestable). Superada la entosta seguimos por el diedro que forma y encontraremos otros dos clavos: seguir en diagonal hacia la izquierda para juntarnos con el final del itinerario de la cara Este.

Desde la cima alcanzaremos un rápel de 40 metros en la cara oeste, justo la que da al Pic de Ansabére, que nos deposita en el fondo de la brecha. Desde aquí remontaremos por un sistema de repisas y fisuras: primero IV y luego II/III hasta alcanzar “tierra firme”.

Bibliografía:

Los Pirineos. Las 100 mejores ascensiones y excursiones de Patrice de Bellefon

Pirineos. Roca, Nieve y Hielo de Rainier Munsch, Christian Ravier y Rémi Thivel

http://aiguillesdansabere.free.fr/