Riglos. Mallo Pisón, cara suroeste. vía “Serón-Millán” (integral)

Viendo que el tiempo estaba muy raro este finde, Xabi, Alfredo y yo optamos por escaparnos a Riglos y catar la reequipada Serón-Millán desde abajo. Esta vía futurista para la época, contaba con muy pocas repeticiones y con la fama de ser muy expuesta, debido a su mala calidad de roca y a su exiguo equipamiento. Por ese motivo, normalmente se recorría únicamente su parte superior, accediendo desde el collado del Puro, por la variante de Anglada-Guillamón. Una vía que seguramente ningún participante de los maratones de escalada de Riglos elegirá para apuntarse en su libreta…

Desnivel y dificultad: 300 m/ MD+ (6b/A0)

1ªAscensión: Rafael Montaner, Juan José Díaz, Ángel López (Cintero) y Alberto Rabadá, los días 20, 21 y 22 de junio de 1957.

Reequipamientos: en 2002, la parte superior a cargo del Grupo de Montaña de la Guardia Civil. En 2010, la parte inferior (R1 a R6) a cargo de Álex Puyó, Pedro Barón y Felipe Guinda.

Material: 15 cintas expres, friends medianos y pequeños para completar algún tramo expo y algún cordino.

Información de referencia: recomiendo la visita del espacio de Álex Puyó A0aVista, con referencias históricas muy cuidadas, también de gran interés el artículo de Barrabés 50 años de la Serón-Millán, primera directa a un gran mallo en Riglos.

El inicio de la vía, en la vertiente suroeste del pisón, está marcado con una piedra rotulada “serón-millán”…o sea que no tiene pérdida. Su orientación permite escalar bastante tiempo a la sombra.

L1, V: Se realiza una travesía de derecha a izquierda, hasta alcanzar un nicho, fácilmente visible. 2 parabolts, un clavo y posibilidad para meter algún friend (algo expo).

L2, 6a+: Superar la panza con un paso a bloque y continuar con tendencia a la derecha hasta alcanzar un nuevo nicho; y de aquí seguir hacia la izquierda hasta una repisa.

L3, V+: Superamos un pequeño diedro desde de la reunión (algo descompuesto) y seguimos hacia la izquierda para enderezar la línea, por una zona más fácil, pero sin seguros (un solo puente de roca en los 10 primeros metros). Llegamos a un pequeño desplome con buenos agarres con tendencia a la derecha. Un corto murito y alcanzamos la R.

L4, 6b/A0: Desde la reunión se supera un primer muro fisurado y por terreno más sencillo se alcanza un nicho que se supera con un paso a bloque (6b/A0) para introducirse en la chimenea del siguiente largo.

L5, V+: Recorremos la evidente chimenea (la tónica general de aquí hasta la cima) hasta alcanzar unas repisas herbosas, unos metros antes de llegar al collado del puro. La reunión queda unos 5 metros a la derecha de la chimenea, en una plataforma terrosa.

L6´, V+: Desde aquí el itinerario no puede ser más evidente: una chimenea de 6 largos. Nosotros los empalmamos realizando 3 tiradas de unos 60 m cada una, disfrutando enormemente. La salida de la R5 está bastante descompuesta, luego mucho mejor…

L7´, IV+: Nuevo empalme de largos hasta casi agotar la cuerda (55 m). Fácil  y muy encajonado.

L8´, 6a: Este empalme de largos también nos hace agotar a tope la cuerda (60 m), para montar reunión en el segundo arbolito de las rampas cimeras. La primera parte sigue encajonada (V) y termina en una buena repisa que da acceso (5 m a la izquierda) a la reunión clásica del escaqueo. Nosotros continuamos por el diedro, que en este punto se vuelve más técnico (6a, 6-7 metros); para terminar por terreno más fácil hasta la cima.

Riglos. Mallo Cuchillo, espolón este: vía “de Las Madres”

2012/01/22

Tirar de comodín” el 90%  de las veces es sinónimo de viajar a Riglos a escalar; el otro 10%, de quedarse en casa para hacer todas esas tareas que dejamos pendientes finde tras finde: como poner la lámpara que lleva años en una caja o meterle mano a la estantería. Así que, tirando de estadística, Aitor y yo nos plantamos el domingo en Riglos como tantas otras veces, para escalar esta nueva vía de Fernando Cobo y compañía. Vía para coleccionistas con buenos largos y algún otro peor, algo psicológico. Felicitar nos queda a sus aperturistas, por su apertura desde abajo.

1ªAscensión: Fernando Cobo, junto con Manuel Lara, Miguel Fernández, Felipe Guinda y Roger Roussel, entre agosto de 2010 y mayo de 2011.

Longitud y dificultad: 185 m / 6b+ (6a oblig.) [ V+, 6a+(6a oblig.), 6b(6a oblig.), 6b+(6a), 6a+(6a), V ]

Material: 12 cintas expres, material de reuniones y cuerda de 75/80 m.

Descenso: rapelando por la misma vía. Desde la R2, seguir recto hasta un rápel en una repisa al borde de la bóveda característica. OJO! La reseña publicada indica la posibilidad de rapelar con cuerda de 70 m!! a nosotros no nos llegó, así que recomendamos doble cuerda o cuerda de mayor longitud.

Topo_RiglosLasMadres_FCobo

La vía se inicia en la base del Mallo Frechín y durante los dos primeros largos evita en diagonal una gran bóveda característica. L1, V+ de roca algo sucia pero de calidad en general, con buenos agarres.

L2, 6a+. Recorre escalonadamente la pared para cruzar la hendidura que forma el Mallo, tres cortas travesías: en la tercera, al llegar a un diedro, roza mucho la cuerda. Reunión R2 en un nicho.

L3, 6b. Un gran largo con roca de calidad: la tónica riglera superando panzas. Se sale del nicho a la izquierda y después se endereza. La llegada a la R3 (en un arbolito) ofrece la posibilidad de tirar a la izquierda para alcanzar una sirga.

L4, 6b+. Muy parecido en calidad al anterior. Sale de la R con “el paso” y después alguna pancita de pensar. Alcanza la R4 en una buena repisa en el borde del espolón este.

L5, 6a+. Llegados a este punto uno mira para arriba y la roca no ofrece mucha confianza. Este largo pasa durante unos metros (20 m aprox) al lado sombrío, donde la roca es de peor calidad. No es difícil, pero sí algo psicológico…de escalar. La llegada a la R es algo guarrilla, 2-3 metros terrosos.

L6, V. Desde aquí no queda más que remontar un corto murito (5 m) de agarres dudosos y seguir hasta la cima andando por terreno más sencillo.

Y lo dicho: ojo con el descenso y la longitud de las cuerdas…

Riglos. Mallo Pisón. vía “Carnavalada”

04/09/2011

Aun con los moratones del pasado finde, el domingo nos escapamos a Riglos, porque la meteo en el Piri no era muy buena. Parece una regla que siempre nos cuadra… y en esta ocasión  volvió a cumplirse una vez más. La “Carnavalada” fue nuestra elección: una vía que permite luchar al osado que busca liberar y que, a su vez, deja a los mortales A-cerar para pasar por los tramos más duros, si necesidad de darse grandes vuelos.

La historia de esta vía puede disfrutarse en el blog del historiador riglero \”A0 A Vista\”, con todo lujo de detalles: un gran trabajo que merece ser valorado y que desde aquí te lo agradecemos Alex.

Merece la pena recordar que en aquella época (finales de los 50 y principios de los 60), en la que Rabadá contaba por victorias sus audaces aperturas, las tertulias del Campo4 riglero fomentaban el más difícil todavía. Así comenzó a flotar en el ambiente la posibilidad de abrir un itinerario rectilíneo por el centro del Mallo Pisón,… y Rabadá comenzaba a flipar con una apertura televisada. Estaba crecido, no cabe duda que se encontraba en la cresta de la ola y que soñaba con nuevos itinerarios constantemente. Sin embargo, nunca pudo cumplir este proyecto porque su intento la norte del Eiger (1963) le pasaría factura para siempre, a él y a su compañero Ernesto Navarro.

Así pues serían otros grandes escaladores los que culminarían el proyecto riglero de entonces. En 1965 Ursi e Ibarzo completarían la apertura de la vía que siempre tuvo en la cabeza Rabadá. Afortunadamente, el nombre inicial de “José Antonio Elola” (dirigente franquista) pronto se olvidaría por el de “Carnavalada”, como recuerdo de las tertulias en las que el propio Rabadá imaginaba una ascensión mediática con un circo o carnaval de periodistas esperando abajo; algo así como lo que Billy Wilder narraba en su película “El Carnaval”.

Longitud y dificultad: 300 m/ 7b (6b-A0 oblig)

1ªAscensión: Ursi (Ursicinio) Abajo y Jesús Ibarzo en 1965

Horario: el nuestro, 5 horas y media

Material: 16-17 cintas expreses y cuerda simple, recomendable para sufrir menos chapando.

Topo_Carnavalada_Txastimendiak

Los tres primeros largos recorren la evidente fisura rectilínea desde la Cueva de la Virgen hasta la entosta. El primero supera la Cueva con un paso atlético de buenos agarres que ronda el 6b, y se endereza después conectando con la fisura (45 m, 6b). El segundo largo tiene la tónica del anterior, quizá algo más vertical (si cabe); pasa por una R (rápel) y continúa hasta otra, unos 8 metros más arriba (40 m, 6b). El tercer largo recorre el diedro que forma la entosta por buenos agarres, primero hacia la derecha y después por pasos aéreos termina en una buenísima plataforma (30 m, V+/6a). Desde este punto comienzan las dificultades, con la raya del Pisón (la evidente línea blanca de la pared, resultado del paso de los escaladores).

Liberar este largo tiene una dificultad añadida (45 m, 7a+/7b) y es que la línea de seguros no se corresponde con la línea lógica de agarres magnesiados; por lo que habrá que desviarse para chapar (parabolts y spits viejos). Aún así merece la pena probar y dar caña a los antebrazos…

Se va superando la parte más desplomada y en  la llegada a la R, relaja algo el tema y los agarres son mayores. El siguiente largo, el L5, es otra joya (45 m, 7a) en la que se van superando varias panzas.

Nueva tirada: el L6, ya en la canal izquierda del Pisón, va ganando altura (40 m, 6c+/7a) hasta alcanzar una panza bastante borde con un paso de romos curioso. Se continua durante unos metros y después se realiza una travesía a la izquierda (5 m) para conectar con la R de “Escoria Oriental”.

El último largo (35 m, 6b) se inicia superando una gran panza con buenos agarres (y pies al aire!) y continúa por el espolón evidente, hasta terminar las dificultades…

Ursi seguiría con una gran actividad. Además de sus aperturas y repeticiones en Riglos, realizaría primeras en el Valle de Tena como la Norte de la Pala de Ip, el Diedro Norte de la Pala de Ip o el temible Diedro Central del Telera: un fiera!

Nuestro descenso, en esta ocasión, lo realizamos por el circo de verano…una buena opción cuando hay atasco por los ” volaos” y poca gente por detrás.

“El gran carnaval” de Billy Wilder(1951) contaba la historia real del famoso escalador Floyd Collins, que murió atrapado en el interior de una cueva en Kentucky. Se trataba de una ácida crítica del sensacionalismo barato que abunda en el tratamiento de distintos sucesos ocurridos en la montaña. Algo que hoy en día seguimos viendo en los medios de comunicación.

 

Mallos de Riglos. Norte del Puro, “Rabadá&Navarro”

2011/07/09

Aprovechando que la meteo del fin de semana era incierta y se preveían tormentas por la tarde, Xabi y yo nos acercamos el Sábado por la mañana a los siempre recurridos Mallos de Riglos; y es que cuando el tiempo está raro por el piri, es muy probable encontrar un tiempo decente aquí.

La Norte del Puro es una de esas vías que extrañamente no se repiten mucho y sin embargo es una buena vía, tiene la firma de los inigualables Alberto Rabadá y Ernesto Navarro y ofrece una interesante alternativa a la concurrida clásica; ingredientes suficientes para afrontar una vez más esta simpática aguja. Ahora bien, la fama de expuesta y peligrosa le ha acompañado durante mucho tiempo; sin embargo, fue restaurada recientemente (reuniones con 2 parabolts+ argolla y 1 parabolt por largo) y a mi parecer no es tan rigurosa como la pintan. Ahora bien, habrá que escalar con tiento y delicadeza para no liarla…

Topo_Norte Puro_Txastimendiak

Accedemos a la Norte del Puro por la entrada directa clásica: se trata de dos largos verticales y muy recomendables, que se completan con un tercero más corto que conecta con la cómoda reunión a los pies de la Cueva del Puro (45 m, 40 m, 20 m/ V+, V+, IV+). Otras opciones son: entrar por la Directa de Picazo o por la clásica.

Desde este punto podemos superar la Cueva hasta la entosta y después realizar una corta travesía; o bien (la opción que elegimos) por la directa, muy equipada pero con la roca bastante rota (20 m, V+/A0). También se puede superar la cueva y continuar por la directa.

El primer largo de la norte es corto (20 m, V+/6a) sale de la entosta, primero derecho y luego hacia una panza a la derecha (dos puentes de roca y un parabolt) para seguir después con tendencia hacia la izquierda (un clavo, un alambre cutroso y un cordino) hasta alcanzar la R justo debajo de una panza.

L2 (15 m, 6a/6a+): Se supera la panza chapando un puente de roca y un parabolt; después de un clavo giramos en travesía hacia la derecha, para alcanzar una panza. La superamos (un clavo) y seguimos nuevamente hacia la izquierda hasta encontrarnos con la reunión.


L3 (20 m, V): Bonito largo, al principio más vertical y luego supera 3 pancitas (dos clavos). Se puede proteger también con algún friend por debajo de la última panza.


L4 (25 m, 6a) 25 metros: Otro gran largo de panzas y muritos finos; con parabolt al salir de la reunión y clavos en el largo.


L5 (20, V+): El último largo se inicia en un diedro descompuesto (1 parabolt y autoproteger con friend) que alcanza una entosta, desde la que se continúa por terreno más fácil hasta la cima. Mejor montar reunión unos metros antes, en la sirga que lleva a los rápeles.


Descenso: por la cara interna del Puro, un primer largo de 55 m, nos deposita en la chimenea. Otro rápel nos deposita en la R por debajo de la cueva.

Y como todavía tenemos ganas de escalar…escaparemos del calor para dirigirnos al Midi…