10 años del Shisha

Hace ya 10 años que 4 amigotes entusiastas terminamos al pie de esta bellísima montaña, con el sueño de recorrer una gran ruta. No pudo ser como en muchas otras ocasiones, pero al menos lo pasamos genial y 10 años después nos reuniremos a la mesa para recordar anécdotas y secretos inconfesables…

Para recordar aquel viaje, un pequeño clip:

Punta Giordani (4.046 m), el 4.000 más fácil…

Rescatando salidas viejunas con el buen tiempo…ya en “mode vacances” y con la mente puesta en próximas excursiones.

13/08/2015

La punta Giordani es una pequeña cima que descansa junto a la Pirámide Vincent, en los alpes Peninos, en el macizo del Monte Rosa. Es accesible desde la estación de Staffal, en el valle de Gressoney, y su ascensión se puede considerar de fácil. Muy recomendable para los que buscan probarse a estas alturas o como complemento para subir al Refugio de Gneffetti. Por algo, fue la primera cima del macizo (de 4.000 m) en conquistarse: en 1801, por Pietro Giordani.

En unas vacaciones familiares coincidimos con nuestros grandes amigos Txus y Patxi; y encajamos una salidilla, entre la vorágine de actividades estivales que nos brindaba este encantador valle. El plan era enlazar esta punta con la Pirámide Vincent, por una arista rocosa muy bonita y sencilla, pero una niebla puñetera, y el riesgo de faltar a la cata de “splitz”s, nos hizo volver a Gresonney.

Nuestra ascensión comienza en la Punta Indren, a la que se llega en teleférico desde Staffal. No hay pérdida pues se ve en todo momento (si el día es claro): no hay más que montarse en el Glaciar de Indren y superar 700 m de desnivel por cómodas rampas.

El ascenso no ofrece dificultades significativas. Sólo hay que tener presente que vamos por un terreno glaciar y que la meteo nos debe acompañar.

Las vistas desde la cima son realmente espectaculares hacia la muralla vertical del macizo del Rosa, Punta Parrot, etc.

Horario: 2 a 3 horas para el ascenso. 1 h para el descenso.

Culivillas (2.523 m). Cara Norte-NorOeste

El Culivillas visto desde el Espelunciecha en 2015

Aprovechando que hemos recalado unos días por el Valle de Tena, me reúno con mis amigos Txus y Patxi para hacer una escapadita por la zona. La cara norte-noroeste del Culivillas es una buena opción pues únicamente tiene un largo que requiere “trabajo”…el resto es fácil y rápido. Sólo habrá que tener un poco de cuidado con el número de cordadas, pues se trata de una clásica muy repetida y frecuentada cuando las condiciones son buenas.

Foto de archivo

Desnivel y dificultad: 300 m, D/ (80º máx en un largo, el resto rampas de 50-55º con algún paso mixto en la salida a la arista, dependiendo de las condiciones)

Apertura: François Domange y Manex Goyentche en enero de 1991.

Material: Dos cuerdas dobles, 2-3 tornillos, 1-2 clavos y algún friend mediano (si las condiciones son secas).

Aproximación: desde el parking de Anayet de la estación de formigal, remontar hacia el oeste el barranco de Culivillas (evidente) que condice a Anayet, Arroyeras o Espelunciecha, primero por el límite de las pistas y luego por el fondo del valle. Una vez que nos encontramos debajo la vertiente noroeste, ascendemos de forma directa en dirección al collado que separa el Culivillas del Falso Arroyeras.

Primero metros y se ve que por la norte el descenso va a ser muy guarro

Aproximación

Primeras rampas

La base del corredor está de camino al colladito que separa a las cimas del Culivillas y del Falso Arroyeras

Escaso, pero la cascada se ve potable

Finalmente Patxi no nos acompaña en el corredor y nos reunimos con él más tarde a la hora del vermut. Txus se lleva la mejor parte y asciende por la bonita trepada de hielo,…yo por detrás con los esquís a la txepa…ni tan mal.

A los pies de la cascada...

Txus: genio y figura...compañero de fatigas!!

Txus en acción

Fin de las dificultades

Una miradita para abajo, después de subir con los esquís a la txepa...

Organizando el material

Después se continua por unas rampas evidentes que no tienen grandes dificultades (ensamble) para terminar en una corta arista que conduce a la cima superando un pequeño estrechamiento.

Rampas amables

Fin de fiesta

Condiciones paupérrimas para ser enero

Bonita jornada para empezar el año con dos grandes amigos, con quienes la montaña siempre guarda un sabor especial.

Buena forma de empezar el 2017!!

Skyline!!

Horario: 2 h para aproximación, 2,5 horas para el corredor y 1 h para el descenso.

Descenso en esquíes: Hay varias posibilidades. Como la bonita cara norte se encontraba bastante escasa, recorro la arista hacia el sureste, hasta dar con el bonito valle de la ruta normal de subida y que ya conocía de mi visita al corredor “Marchando una de vermut” en esta misma montaña.

Referencias: “Pirineos. Ascensiones en mixto, nieve y hielo” de Francis Mousel (itinerario 1.6)

Como todas las actividades invernales aquí recogidas, se trata de indicaciones orientativas, basadas en las condiciones reinantes en el momento de su realización. Hay que tener en cuenta que una misma ruta en temporadas distintas (incluso de una semana a otra) presenta diferencias significativas. Infórmate de las condiciones antes de salir!

Macizo del Mont Blanc. Mont Blanc du Tacul (4.248 m), por las Aiguilles du Diable

Las agujas del Diablo vistas desde la Arista Kufner

Para rematar la semana, optamos por otra de las clásicas del macizo del Mont Blanc: La travesía de las “agujas del diablo” hasta la cima del Tacul. Recorrido con ambiente de tremenda belleza, de dificultades asequibles y muy variado: con aproximación glaciar, escalada en roca, rápeles, terreno mixto y ascensión a uno de los cuatromiles del macizo. Habrá que tener especial cuidado en las aglomeraciones pues se trata de una auténtica clásica y puede que los tapones alarguen el horario como un chicle. Cinco puntas que superan los cuatromil metros y que descienden desde la cima del Tacul hasta el Grand Capucin, entre la arista Kufner y el Pilar Gervasutti entre otros: una bellísima “cabalgada” sin duda!

Refugio de Torino: un gran ambiente con gente que cuida muy bien a sus clientes...

1ªAscensión: la travesía integral de las Aiguilles du Diable (ascenso de las cinco cimas partiendo desde el Corne du Diable) se realizó el 4 de agosto de 1928 por Mrs. O’Brien y R.L.M. Underhill con Armand Charlet y G. Cachat. Individualmente las agujas ya habían sido ascendidas en los años veinte de forma muy variada y sobre todo por el impulso del gran guía Armand Charlet de Chamonix.

Desnivel y dificultad: 1.200 m de desnivel total acumulado desde el refugio Torino(3.372 m) hasta la cima del Tacul (4.248 m). Para acceder al collado du diable (3.995 m) hay que remontar 450 m por el corredor suroeste y la arista conlleva unos 600 m de escaladas en roca, rápeles y ascenso final a la cima. Las dificultades rondan el IV/V, para una cotación global de D+.

Aproximación: desde el Refugio de Torino, recorremos el glaciar en dirección a la arista Kufner, pasando entre la Tour Ronde y el Grand Capucin. Continuamos hacia el final hasta la base de unas rampas que ascienden en diagonal hacia el Cal du Daible, justo en frente de la Kufner (2 h).

Itinerario de aproximación aproximado sore una foto sacada el verano pasado, de camino al Tridente de Tacul

Todavía de noche, remontamos las rampas con una inclinación de 50º aprox. Al poco la nieve discontinua nos obliga a seguir por terreno rocoso, de poca dificultad pero incómodo…para, al cabo de un rato, volver a la línea del corredor suroeste que asciende de forma directa. Ojo a las condiciones en este tramo porque existe un riesgo importante de caída de piedras. La llegada al Col du Diable con las primeras luces del día es impagable.

El corredor tiene su cosa, dependiendo de las condiciones, claro!

Amanecer con vistas al Mont Blanc!

Llegada al collado...

"Calma chicha" en el collado, antes de enntrar en faena...

Desde el collado suspendido, encaramos la primera de las agujas por terreno sencillo, dándole la vuelta por la izquierda (hacia la vertiente oeste), para llegar a un colladito que separa el Corne du Daible de la Punta Schaubert. En este punto, decidimos esperar turno almorzando plácidamente,…y es que el “embotellamiento” es un hecho y no nos apetece bajarnos. Paciencia y a disfrutar del día…

Llegando al colladito, contorneando el Corne du Diable por la vertiente oeste...

Punta Schaubert...a la derecha el pequeño Corne du Diable

Espera plácida!

La Punta Schaubert se escala desde el collado en una tirada larga de IV+ (varias posibilidades) con un ambiente soberbio. En la misma punta se encuentra una instalación de rápel…para descender en 15 m, 20 m y 25 m a un collado con algo de nieve.

Punta Schaubert...

Una miradita atrás disfrutando de una escalada plácida...

Kiri recupera el largo con ambiente...

Punta Schaubert (2)...

Desde la Punta Schaubert, puede apreciarse la siguiente de las agujas: la Pointe Médiane, también con un par de posibilidades. Lo más habitual es entrar en el diedro y después desviarse a la derecha para continuar por el espolón hasta una plataforma (V-). Ya que estábamos esperando… optamos por continuar el diedro que se veía bonito (V+)…

Desde la Pointe Schaubert...el resto de Agujas...

Rápeles al collado para escalar la Pointe Médiane...

Superando el diedro característico y espectacular...

Kiri llegando a la plataforma de la Pointe Médiane...

Desde este punto, sólo hay que meterse en una angosta chimenea y anclarse a la instalación que hay al otro lado para descender al próximo collado: divertido!. Apreciamos la siguiente aguja bien cerquita: la Pointe Carmen…y detrás la Isolèe.

Angosta chimenea en la Pointe Médiane...

Pointe Carmen desde la Médiane...

Descenso a un nuevo colladito...

Un rápel apurado de 30 m nos planta en el próximo colladito, en el que encontramos nieve para acceder a la base de la Pointe Carmen. Ojo al principio! Esta punta la recorremos en dos tiradas (IV y IV+ con ambientazo).

Kiri escalando un zócalo previo a la Pointe Carmen (a la derecha)...

Vistas a la Pointe Isolèe desde la CArmen

Rápel en la Carmen...

El tiempo ha ido pasando y desde la Pointe Carmen, desechamos la idea de escalar la Isolèe…y es que en este punto es posible escaquearte la última aguja para recuperar tiempo. La cima del Tacul aun se ve lejos, así que preferimos asegurar y seguir disfrutando del día. Rápeles a 20 m, 23 m y 20 m; y travesía hasta alcanzar el terroso corredor de la Isolèe.

Rápeles para descender hacia la Pointe Isolèe

Ascender al Tacul desde este punto no es difícil, ahora bien hay que moverse rápido por el caos de bloques (III+,…) de la vertiente este…

Continuando hacia el Tacul después de escaquearnos la punta Isolèe...

Nuestro camino hacia el TAcul...

Un puñado de horas después alcanzamos la cima del Mont Blanc de Tacul (4.248 m) a las 16:00, aun con tiempo para comernos un sándwich que Kiri ha transportado en una fiambrera! y bajar después hasta Torino…

Vistas hacia Maudit y Mont Blanc...

Una cordada rezagada...

Cima del Tacul

Mont Blanc du Tacul (4.248 m)

Hecho! Tacul (4.248 m)

La vuelta a Torino, como muchas otras, se vuelve un viaje a uno mismo, agradeciendo poder disfrutar de paisajes así con grandes amigos y poniendo el ojo en nuevos rincones para descubrir…y es que sólo hay que ser curioso y buscar tu camino…

Ls agujas desde la Mer de Glace!!!

Descenso: Desde la cima del Tacul, descendemos por la ruta normal hasta la Mer de Glace y desde allí, con paciencia, volvemos a Torino (2,5-3 horas).

Material: Una cuerda de 60 m (suficiente para los distintos rápeles), 3 tornillos de hielo, crampones, 6-7 friends medianos, 4 bagas largas y 7 expreses.

Horario: Nuestra actividad se alargó durante 15 horas en total (Torino-Tacul-Torino). De forma aproximada: 3:30 a.m. salida / 2 horas hasta la base / 1,5 h remontar hasta el collado / 9 h hasta la cima del Tacul / 3,5 h descenso hasta Torino.

Referencias: http://www.camptocamp.org/outings/792797/fr/mont-blanc-du-tacul-arete-du-diable