Culivillas (2.523 m). Cara Norte-NorOeste

El Culivillas visto desde el Espelunciecha en 2015

Aprovechando que hemos recalado unos días por el Valle de Tena, me reúno con mis amigos Txus y Patxi para hacer una escapadita por la zona. La cara norte-noroeste del Culivillas es una buena opción pues únicamente tiene un largo que requiere “trabajo”…el resto es fácil y rápido. Sólo habrá que tener un poco de cuidado con el número de cordadas, pues se trata de una clásica muy repetida y frecuentada cuando las condiciones son buenas.

Foto de archivo

Desnivel y dificultad: 300 m, D/ (80º máx en un largo, el resto rampas de 50-55º con algún paso mixto en la salida a la arista, dependiendo de las condiciones)

Apertura: François Domange y Manex Goyentche en enero de 1991.

Material: Dos cuerdas dobles, 2-3 tornillos, 1-2 clavos y algún friend mediano (si las condiciones son secas).

Aproximación: desde el parking de Anayet de la estación de formigal, remontar hacia el oeste el barranco de Culivillas (evidente) que condice a Anayet, Arroyeras o Espelunciecha, primero por el límite de las pistas y luego por el fondo del valle. Una vez que nos encontramos debajo la vertiente noroeste, ascendemos de forma directa en dirección al collado que separa el Culivillas del Falso Arroyeras.

Primero metros y se ve que por la norte el descenso va a ser muy guarro

Aproximación

Primeras rampas

La base del corredor está de camino al colladito que separa a las cimas del Culivillas y del Falso Arroyeras

Escaso, pero la cascada se ve potable

Finalmente Patxi no nos acompaña en el corredor y nos reunimos con él más tarde a la hora del vermut. Txus se lleva la mejor parte y asciende por la bonita trepada de hielo,…yo por detrás con los esquís a la txepa…ni tan mal.

A los pies de la cascada...

Txus: genio y figura...compañero de fatigas!!

Txus en acción

Fin de las dificultades

Una miradita para abajo, después de subir con los esquís a la txepa...

Organizando el material

Después se continua por unas rampas evidentes que no tienen grandes dificultades (ensamble) para terminar en una corta arista que conduce a la cima superando un pequeño estrechamiento.

Rampas amables

Fin de fiesta

Condiciones paupérrimas para ser enero

Bonita jornada para empezar el año con dos grandes amigos, con quienes la montaña siempre guarda un sabor especial.

Buena forma de empezar el 2017!!

Skyline!!

Horario: 2 h para aproximación, 2,5 horas para el corredor y 1 h para el descenso.

Descenso en esquíes: Hay varias posibilidades. Como la bonita cara norte se encontraba bastante escasa, recorro la arista hacia el sureste, hasta dar con el bonito valle de la ruta normal de subida y que ya conocía de mi visita al corredor “Marchando una de vermut” en esta misma montaña.

Referencias: “Pirineos. Ascensiones en mixto, nieve y hielo” de Francis Mousel (itinerario 1.6)

Como todas las actividades invernales aquí recogidas, se trata de indicaciones orientativas, basadas en las condiciones reinantes en el momento de su realización. Hay que tener en cuenta que una misma ruta en temporadas distintas (incluso de una semana a otra) presenta diferencias significativas. Infórmate de las condiciones antes de salir!

Macizo del Mont Blanc. Mont Blanc du Tacul (4.248 m), por las Aiguilles du Diable

Las agujas del Diablo vistas desde la Arista Kufner

Para rematar la semana, optamos por otra de las clásicas del macizo del Mont Blanc: La travesía de las “agujas del diablo” hasta la cima del Tacul. Recorrido con ambiente de tremenda belleza, de dificultades asequibles y muy variado: con aproximación glaciar, escalada en roca, rápeles, terreno mixto y ascensión a uno de los cuatromiles del macizo. Habrá que tener especial cuidado en las aglomeraciones pues se trata de una auténtica clásica y puede que los tapones alarguen el horario como un chicle. Cinco puntas que superan los cuatromil metros y que descienden desde la cima del Tacul hasta el Grand Capucin, entre la arista Kufner y el Pilar Gervasutti entre otros: una bellísima “cabalgada” sin duda!

Refugio de Torino: un gran ambiente con gente que cuida muy bien a sus clientes...

1ªAscensión: la travesía integral de las Aiguilles du Diable (ascenso de las cinco cimas partiendo desde el Corne du Diable) se realizó el 4 de agosto de 1928 por Mrs. O’Brien y R.L.M. Underhill con Armand Charlet y G. Cachat. Individualmente las agujas ya habían sido ascendidas en los años veinte de forma muy variada y sobre todo por el impulso del gran guía Armand Charlet de Chamonix.

Desnivel y dificultad: 1.200 m de desnivel total acumulado desde el refugio Torino(3.372 m) hasta la cima del Tacul (4.248 m). Para acceder al collado du diable (3.995 m) hay que remontar 450 m por el corredor suroeste y la arista conlleva unos 600 m de escaladas en roca, rápeles y ascenso final a la cima. Las dificultades rondan el IV/V, para una cotación global de D+.

Aproximación: desde el Refugio de Torino, recorremos el glaciar en dirección a la arista Kufner, pasando entre la Tour Ronde y el Grand Capucin. Continuamos hacia el final hasta la base de unas rampas que ascienden en diagonal hacia el Cal du Daible, justo en frente de la Kufner (2 h).

Itinerario de aproximación aproximado sore una foto sacada el verano pasado, de camino al Tridente de Tacul

Todavía de noche, remontamos las rampas con una inclinación de 50º aprox. Al poco la nieve discontinua nos obliga a seguir por terreno rocoso, de poca dificultad pero incómodo…para, al cabo de un rato, volver a la línea del corredor suroeste que asciende de forma directa. Ojo a las condiciones en este tramo porque existe un riesgo importante de caída de piedras. La llegada al Col du Diable con las primeras luces del día es impagable.

El corredor tiene su cosa, dependiendo de las condiciones, claro!

Amanecer con vistas al Mont Blanc!

Llegada al collado...

"Calma chicha" en el collado, antes de enntrar en faena...

Desde el collado suspendido, encaramos la primera de las agujas por terreno sencillo, dándole la vuelta por la izquierda (hacia la vertiente oeste), para llegar a un colladito que separa el Corne du Daible de la Punta Schaubert. En este punto, decidimos esperar turno almorzando plácidamente,…y es que el “embotellamiento” es un hecho y no nos apetece bajarnos. Paciencia y a disfrutar del día…

Llegando al colladito, contorneando el Corne du Diable por la vertiente oeste...

Punta Schaubert...a la derecha el pequeño Corne du Diable

Espera plácida!

La Punta Schaubert se escala desde el collado en una tirada larga de IV+ (varias posibilidades) con un ambiente soberbio. En la misma punta se encuentra una instalación de rápel…para descender en 15 m, 20 m y 25 m a un collado con algo de nieve.

Punta Schaubert...

Una miradita atrás disfrutando de una escalada plácida...

Kiri recupera el largo con ambiente...

Punta Schaubert (2)...

Desde la Punta Schaubert, puede apreciarse la siguiente de las agujas: la Pointe Médiane, también con un par de posibilidades. Lo más habitual es entrar en el diedro y después desviarse a la derecha para continuar por el espolón hasta una plataforma (V-). Ya que estábamos esperando… optamos por continuar el diedro que se veía bonito (V+)…

Desde la Pointe Schaubert...el resto de Agujas...

Rápeles al collado para escalar la Pointe Médiane...

Superando el diedro característico y espectacular...

Kiri llegando a la plataforma de la Pointe Médiane...

Desde este punto, sólo hay que meterse en una angosta chimenea y anclarse a la instalación que hay al otro lado para descender al próximo collado: divertido!. Apreciamos la siguiente aguja bien cerquita: la Pointe Carmen…y detrás la Isolèe.

Angosta chimenea en la Pointe Médiane...

Pointe Carmen desde la Médiane...

Descenso a un nuevo colladito...

Un rápel apurado de 30 m nos planta en el próximo colladito, en el que encontramos nieve para acceder a la base de la Pointe Carmen. Ojo al principio! Esta punta la recorremos en dos tiradas (IV y IV+ con ambientazo).

Kiri escalando un zócalo previo a la Pointe Carmen (a la derecha)...

Vistas a la Pointe Isolèe desde la CArmen

Rápel en la Carmen...

El tiempo ha ido pasando y desde la Pointe Carmen, desechamos la idea de escalar la Isolèe…y es que en este punto es posible escaquearte la última aguja para recuperar tiempo. La cima del Tacul aun se ve lejos, así que preferimos asegurar y seguir disfrutando del día. Rápeles a 20 m, 23 m y 20 m; y travesía hasta alcanzar el terroso corredor de la Isolèe.

Rápeles para descender hacia la Pointe Isolèe

Ascender al Tacul desde este punto no es difícil, ahora bien hay que moverse rápido por el caos de bloques (III+,…) de la vertiente este…

Continuando hacia el Tacul después de escaquearnos la punta Isolèe...

Nuestro camino hacia el TAcul...

Un puñado de horas después alcanzamos la cima del Mont Blanc de Tacul (4.248 m) a las 16:00, aun con tiempo para comernos un sándwich que Kiri ha transportado en una fiambrera! y bajar después hasta Torino…

Vistas hacia Maudit y Mont Blanc...

Una cordada rezagada...

Cima del Tacul

Mont Blanc du Tacul (4.248 m)

Hecho! Tacul (4.248 m)

La vuelta a Torino, como muchas otras, se vuelve un viaje a uno mismo, agradeciendo poder disfrutar de paisajes así con grandes amigos y poniendo el ojo en nuevos rincones para descubrir…y es que sólo hay que ser curioso y buscar tu camino…

Ls agujas desde la Mer de Glace!!!

Descenso: Desde la cima del Tacul, descendemos por la ruta normal hasta la Mer de Glace y desde allí, con paciencia, volvemos a Torino (2,5-3 horas).

Material: Una cuerda de 60 m (suficiente para los distintos rápeles), 3 tornillos de hielo, crampones, 6-7 friends medianos, 4 bagas largas y 7 expreses.

Horario: Nuestra actividad se alargó durante 15 horas en total (Torino-Tacul-Torino). De forma aproximada: 3:30 a.m. salida / 2 horas hasta la base / 1,5 h remontar hasta el collado / 9 h hasta la cima del Tacul / 3,5 h descenso hasta Torino.

Referencias: http://www.camptocamp.org/outings/792797/fr/mont-blanc-du-tacul-arete-du-diable

Macizo del Mont Blanc. Aiguille du Midi (3.842 m). Espolón Frendo

Panorámica del spolón Frendo con el itinerario aproximado

Como en los viejos tiempos“, Kiri y yo nos reencontramos, después de años sin coincidir, para disfrutar de varias clásicas alpinas y aprovechar el buen tiempo que se ha instalado en Chamonix esta semana de agosto. El espolón Frendo llevaba ya demasiado tiempo en mi retina y no había podido intentarlo en otras ocasiones por una u otra razón. Así que nada más llegar al valle, le hincamos el diente y conseguimos realizar el ascenso en el día, a tiempo para bajar en el cable. Una ruta clásica que deja un gran sabor de boca… y unos cuantos metros de roca y hielo a nuestras espaldas.

1ª Ascensión: el 11 de julio de 1944 a cargo de Edouard Frendo y R. Rionde. Decir de Edouard Frendo que en 1945 realizó la segunda ascensión de la cara norte de las Jorasses junto a Gaston Rebuffat.

Desnivel y dificultad: 1.635 m de desnivel total. Las dificultades rondan los 1.200 m de desnivel: 800 m de espolón rocoso con dificultades de III-IV a V (algún paso); y 400 m de terreno glaciar/hielo con inclinaciones de 45º a 75º. La dificultad global depende mucho de las condiciones de la parte superior, ya que si bien el espolón rocoso se realiza con relativa facilidad (dificultades asequibles), la parte superior puede variar y presentar hielo puñetero.

Refugio de Plan de la Aiguille

Descenso de la morrena para acceder a la base...

El día anterior lo dedicamos a conocer el mejor camino para acceder a la pared; y es que descender la morrena de noche no es cosa fácil. Encontramos una cuerda y ponemos hitos para situarla…Hora de salida: las 4:00 a.m.

Aproximación: Desde el refugio de Plan de la Aiguille (2.207 m) remontamos hasta la estación intermedia y continuamos por un sendero que cruza una zona de bloques. Nos desviamos hasta la coronación de la gran morrena y bajamos por el mejor sitio al campo morrena, para alcanzar el pie del cono de nieve de entrada (1,5 – 2 h aprox.)

Itinerario aproximado (no exhaustivo) de la parte inferior...

Remontamos el cono sin problemas y recorremos una “vira” en ascenso por terreno indefinido, al ensamble (III). Al cabo de un rato continuamos por un “callejón” que resigue unas placas tumbadas (IV-). Desde aquí es posible embarcarse hacia la derecha…esperar hasta encontrar la mejor entrada posible para cruzar el espolón y cambiar de vertiente (IV, con algún paso aislado más picante V-).

Primeras luces en el Peigne...

Ascenso al ensamble sin perder mucho tiempo...

Al cabo de un rato ascendemos para cambiar de vertiente...

Terreno incierto para ascender sin contemplaciones...

Paso característico (V-) para pasar de vertiente...

Ya en la vertiente noroeste, cogemos velocidad crucero y continuamos, siempre por la arista, buscando el terreno más accesible (III+/IV-), hasta alcanzar un colladito (aéreo) a los pies de un diedro gris característico.

Ganamos altura...

"Zumbando varilla"...

Tramos de escalada amable...

Vistas a la Aiguille du Plan...

Desde el teleférico de bajada...

La roca se vuelve más compacta y la escalada mucho más disfrutona con tiradas que rondan el IV+/V-; y algún paso aislado picante (cordinos/cintas). En 4-5 largos alcanzamos la nieve y podemos ver lo que nos queda por delante. El diedro característico lo evitamos por su izquierda…

Alcanzando una parte bien chula del Frendo...

Escalando con botas...

El sol empieza a calentar...

Los largos superiores son con mucho lo mejor...

Kiritron dándole duro...

Escalada placer

Un nuevo colladito... que da pie a un largo picante de V/A0

En un nuevo colladito, continuamos por un diedro picante (V/A0) con un cordino y cinta viejos…

Otras cordadas...

Finalizando la roca...

Una arista de nieve que va a dar con unas rampas de hielo…el avance se ralentiza y nuestras botas blandas (para escalar en roca cómodos) nos hacen perder pegada, bailar los crampones y arder los gemelos…vamos, lo mejor para terminar. Con paciencia vamos saliendo y la llegada a la arista que conduce a la Aiguille de Midi (sabiendo que cogeremos cable de bajada) se convierte en un paseo apoteósico, cada uno con sus pensamientos…contentos, exultantes. La pizza, abajo en Chamonix, espera.

Parte superior del espolón Frendo

La arista de nieve característica

Una paradita para poner crampones y comer

La parte superior...más grande de lo que imaginábamos...

Avance lento con los gemelos a punto de ebullición...

Una vista desde el cable...

Resiguiendo el conorno de la roca...

Kiri en su salsa!!!

Abajo Chamonix al calorcito...

Itinerario aproximado...

Esto se acaba...

Última tirada...la más tiesa!

Salida del Frendo!!

Salimos a las 16:30...

La Aiguille du Midi a tiro piedra!

Buena forma de empezar la semana!

Material: dos piolets técnicos, 5 tornillos, crampones, cintas largas, 5-6 friends medianos, 10 expreses, botas y una cuerda de 60 m (8,9 mm).

Descenso: cómodamente en el teleférico de la Aiguille de Midi (última bajada a las 18:00 ¡!)

Horario: 12,5 horas desde el refugio de Plan de la Aiguille. 2 horas aproximación / 0,5 h remontar el cono / 6 h escalda en roca / 3,5 h salida en hielo hasta la arista final.

Referencias: “El macizo del Mont Blanc. Las 100 mejores ascensiones” de Gaston Rébuffat

http://www.camptocamp.org/routes/54021/fr/aiguille-du-midi-eperon-frendo

La Maison de la Montagne

Pico Tyndall (4.241 m), o la cima que no consuela

El pico Tyndal, a medio camino del Cervino

Destino veraniego por excelencia: los Alpes. Rescato una salida del 2008, para despertar el lado prudente que todos llevamos dentro…que siempre está bien tener presente que las montañas estarán eternamente ahi, esperando. Lo que pasa con el Tyndall es que su cima casi nunca consuela, pues el objetivo de todo el que pasa por allí es la cumbre de una de las montañas con más imán: el Cervino (o Matherhorn). El Tyndall queda a escasos 200 m de su cima.

Cervinia, a los pies del coloso alpino...

En 2008 llevábamos una semana por Chamonix sumando “muescas” a nuestra lista de experiencias y, antes de volver a casa, nos juntamos Amado, Txus, Patxi y yo para probar la Arista Lyon al Cervino todos juntos. Las condiciones no eran las mejores y en la parte superior había mucha nieve, lo que transformaba el itinerario de verano en algo muy distinto, en donde había que prestar más atención.

La arista Suroeste o Lyon forma el límite izquierdo de la cara sur del Cervino. La aproximación desde Breuil-Cervinia (2.007m), la hicimos directamente hasta el refugio de Carrel (3.835m) en una jornada larga y agotadora.

De camino a la Campana Carrel...

Desde el mismo pueblo seguimos una pista que conduce al refugio Abruzzi (2.807 m); y desde éste, siguiendo unos hitos de piedras, alcanzamos la cruz Carrel (2.920m) y seguimos hacia el norte dejando el glaciar del Tyndall a nuestra derecha. Tomamos como referencia el marcado collado en la base de la arista y realizamos una travesía, equipada con algo de material.

homenaje al héroe italiano del 1865

De camino al collado

La Campana Carrel colgada en la arista...

Patxi dándole duro...

Desde el collado la escalada es más o menos clara hasta la Campana Carrel. Los pasos difíciles están equipados con maromas y tan sólo es de destacar un diedrito característico. Llegamos al refugio pisando nieve y recorremos parte del itinerario para reconocerlo por la mañana.

Tremendas vistas al norte desde el collado

Trepadas amables...

Disfrutando de montaña y de amigos...

Campana CArrel

Dent d´Herens: Coloso a la sombra del Cervino

101_0503

Para cuando empezamos a trepar por la mañana ya hay cordadas metidas en faena y dudamos a ratos de si seguimos por el camino correcto. Varios neveros, una travesía hacia la derecha algo expuesta,…nos van haciendo perder un tiempo precioso; y para cuando sale el sol, comprobamos que aun nos queda bastante. Unas cadenas en un tramo vertical (IV+) nos colocan en la vertiente oeste, que esa temporada presenta una rampas algo heladas, en las que hay que ir con tiento y no perder la concentración.

Amanecer en la arista Lyon

Tramos confusos...

Trepadas a la sombra...

Tramos equipados con cadenas...

Volvemos a la arista, en su vertiente oeste...

Ambiente garantizadoLlegamos a la cresta del Tyndall y continuamos en un sube y baja, nevado y muy aéreo, divisando ya la cruz del Cervino.

Cresta hacia el cervino en el Pico Tyndall

Vistas al macizo del Monte Rosa

Ambiente en la cresta antes de destrepar al Col Félicité

Cervino: tan cerca y tan lejos a la vez...

Cresta...

Sin embargo, estamos aun lejos y todavía tenemos que alcanzar el “Col de la Felicidad”, haciendo unos destrepes, para ascender por la vertical “Scala Jordan”. A mí los cálculos no me cuadran y soy consciente que a este ritmo palmamos un vivac, y tenemos en la Campana Carrel al bueno de Patxi esperando…así que propongo volvernos. Valoramos las opciones y en esta ocasión la cordura se impone a la ceguera por la cima.

Retorno cruel...

Descenso por la arista Lyon

Campana Carrel en el descenso

Nos dimos la vuelta y regresamos hasta Cervinia, en otra jornada larga, “para enmarcar”.

Vista para atrás...él Cervino siempre estará ahí esperando...

Unos años después, la satisfacción de aquella salida pasa por no haber sufrido una noche infernal en algún punto de aquel increíble montón de rocas sueltas…por haber hecho lo correcto.

Primera Ascensión: Jean Baptiste Bich y Jean-Antoine Carrel, en Julio de 1865, sólo 3 días después que Whymper hiciera cumbre por primera vez en el Cervino, siguiendo la arista Hörnli.

Desnivel y dificultad: 650m desde el refugio Carrel / AD+, IV/IV+ hay tramos equipados con cadenas gordas y sirgas. No obstante, conviene no subestimar el itinerario pues se desarrolla en alta montaña, tiene ambiente y las aglomeraciones pueden hacer que el tiempo aumente y convertirse en una ratonera.

Material: Un poco de todo dependiendo de las condiciones: crampones y piolet, arnés, 2 cuerdas de 30 m, algunos empotradores medianos y casco.

Horarios: Un día largo. Unas 5 horas desde el refugio hasta la cumbre, y otras tantas para la vuelta…