Pico Tyndall (4.241 m), o la cima que no consuela

El pico Tyndal, a medio camino del Cervino

Destino veraniego por excelencia: los Alpes. Rescato una salida del 2008, para despertar el lado prudente que todos llevamos dentro…que siempre está bien tener presente que las montañas estarán eternamente ahi, esperando. Lo que pasa con el Tyndall es que su cima casi nunca consuela, pues el objetivo de todo el que pasa por allí es la cumbre de una de las montañas con más imán: el Cervino (o Matherhorn). El Tyndall queda a escasos 200 m de su cima.

Cervinia, a los pies del coloso alpino...

En 2008 llevábamos una semana por Chamonix sumando “muescas” a nuestra lista de experiencias y, antes de volver a casa, nos juntamos Amado, Txus, Patxi y yo para probar la Arista Lyon al Cervino todos juntos. Las condiciones no eran las mejores y en la parte superior había mucha nieve, lo que transformaba el itinerario de verano en algo muy distinto, en donde había que prestar más atención.

La arista Suroeste o Lyon forma el límite izquierdo de la cara sur del Cervino. La aproximación desde Breuil-Cervinia (2.007m), la hicimos directamente hasta el refugio de Carrel (3.835m) en una jornada larga y agotadora.

De camino a la Campana Carrel...

Desde el mismo pueblo seguimos una pista que conduce al refugio Abruzzi (2.807 m); y desde éste, siguiendo unos hitos de piedras, alcanzamos la cruz Carrel (2.920m) y seguimos hacia el norte dejando el glaciar del Tyndall a nuestra derecha. Tomamos como referencia el marcado collado en la base de la arista y realizamos una travesía, equipada con algo de material.

homenaje al héroe italiano del 1865

De camino al collado

La Campana Carrel colgada en la arista...

Patxi dándole duro...

Desde el collado la escalada es más o menos clara hasta la Campana Carrel. Los pasos difíciles están equipados con maromas y tan sólo es de destacar un diedrito característico. Llegamos al refugio pisando nieve y recorremos parte del itinerario para reconocerlo por la mañana.

Tremendas vistas al norte desde el collado

Trepadas amables...

Disfrutando de montaña y de amigos...

Campana CArrel

Dent d´Herens: Coloso a la sombra del Cervino

101_0503

Para cuando empezamos a trepar por la mañana ya hay cordadas metidas en faena y dudamos a ratos de si seguimos por el camino correcto. Varios neveros, una travesía hacia la derecha algo expuesta,…nos van haciendo perder un tiempo precioso; y para cuando sale el sol, comprobamos que aun nos queda bastante. Unas cadenas en un tramo vertical (IV+) nos colocan en la vertiente oeste, que esa temporada presenta una rampas algo heladas, en las que hay que ir con tiento y no perder la concentración.

Amanecer en la arista Lyon

Tramos confusos...

Trepadas a la sombra...

Tramos equipados con cadenas...

Volvemos a la arista, en su vertiente oeste...

Ambiente garantizadoLlegamos a la cresta del Tyndall y continuamos en un sube y baja, nevado y muy aéreo, divisando ya la cruz del Cervino.

Cresta hacia el cervino en el Pico Tyndall

Vistas al macizo del Monte Rosa

Ambiente en la cresta antes de destrepar al Col Félicité

Cervino: tan cerca y tan lejos a la vez...

Cresta...

Sin embargo, estamos aun lejos y todavía tenemos que alcanzar el “Col de la Felicidad”, haciendo unos destrepes, para ascender por la vertical “Scala Jordan”. A mí los cálculos no me cuadran y soy consciente que a este ritmo palmamos un vivac, y tenemos en la Campana Carrel al bueno de Patxi esperando…así que propongo volvernos. Valoramos las opciones y en esta ocasión la cordura se impone a la ceguera por la cima.

Retorno cruel...

Descenso por la arista Lyon

Campana Carrel en el descenso

Nos dimos la vuelta y regresamos hasta Cervinia, en otra jornada larga, “para enmarcar”.

Vista para atrás...él Cervino siempre estará ahí esperando...

Unos años después, la satisfacción de aquella salida pasa por no haber sufrido una noche infernal en algún punto de aquel increíble montón de rocas sueltas…por haber hecho lo correcto.

Primera Ascensión: Jean Baptiste Bich y Jean-Antoine Carrel, en Julio de 1865, sólo 3 días después que Whymper hiciera cumbre por primera vez en el Cervino, siguiendo la arista Hörnli.

Desnivel y dificultad: 650m desde el refugio Carrel / AD+, IV/IV+ hay tramos equipados con cadenas gordas y sirgas. No obstante, conviene no subestimar el itinerario pues se desarrolla en alta montaña, tiene ambiente y las aglomeraciones pueden hacer que el tiempo aumente y convertirse en una ratonera.

Material: Un poco de todo dependiendo de las condiciones: crampones y piolet, arnés, 2 cuerdas de 30 m, algunos empotradores medianos y casco.

Horarios: Un día largo. Unas 5 horas desde el refugio hasta la cumbre, y otras tantas para la vuelta…

 

Anuncios

Escapada en cuadrilla: Petit Vignemale (3.032 m) y Pic de Tentes (2.331 m).

El murallón norte del Vignemale: un escenario para disfrutarlo y escudriñar sus míticas rutas...

Cuando no pasas por tu mejor momento, el simple hecho de salir a la montaña con grandes amigos se convierte en motivo de celebración. Volver a sentir sensaciones de juventud recarga nuestro depósito de energías vitales y nos permite mirar al futuro con entusiasmo e ilusión. El fin de semana pasado las condiciones no eran muy buenas, así que nos adaptamos a las circunstancias y escapamos al macizo de Vignemale para pasar un par de días entrañables como en los viejos tiempos: refugio, hornillo, fogata y ganas de charlar.

El sábado empezamos a andar prontito desde el parking de Pont d´Espagne (1.500 m) con más pereza que otra cosa. El sendero lo hemos hecho muchas veces, aunque en esta ocasión la nieve empieza algo más alto y está muy dura. En el refugio de Oulettes de Gaube (2.151 m) no hay nadie: el frío es intenso y l viento importante. Almorzamos y continuamos la marcha hacia el Petit.

Camino de la Hourquette d´Ossoue

Condiciones paupérrimas en la norte...

Llegando a la Hourquette d´Ossoue

Ambiente inhóspito pues no vemos a nadie en todo el día. La nieve dura facilita nuestro avance hasta la Hourquette d´Ossoue, y desde allí alcanzamos rápidamente una cima que hoy se encuentra más solitaria de lo habitual, cosa que nos gusta. Fotos y para abajo, que toca poner en marcha la chimenea del refugio.

Rampas amables de camino al Petit Vignemale...

Patxi Peña con un panorama soberbio...

Txus en la cima...

Al igual que Patxi y yo...

Un vistazo a la arista y a la salida de la vía de los seracs...

Las previsiones se cumplen y el temporal empieza a eso de las 17:30…y no parará hasta el día siguiente. Noche larga y es que el viento no amaina hasta bien entrado el domingo, lo que propicia nuestro descenso a las comodidades de Cauterets.

Fast food en el refugio de Oulettes, cerrado aun hasta marzo...

Calorcito junto a la chimenea "Godin"...

De vuelta a Cauterets...

El lunes los ánimos vuelven a estar muy arriba, pero en esta ocasión la precipitación nos vuelve a obligar a cambiar de planes. Optamos por un paseo sencillo al Pic de Tentes (2.331 m), desde la estación de Gavarnie. Apenas 600 m de desnivel, pero con unas vistas maravillosas a todo el entorno del Perdido-Tallon.

Ascenso corto y con vistas...

Escudriñando un sinfín de itinerarios...

El Pic de Tentes se presta a las payasadas...

...y a la espiritualidad!

Tres días inolvidables que valen para despedir un año intenso y para afrontar uno nuevo con energías renovadas.

Terreno templario...con la iglesia hemos topado!!

Midi d´Ossau. Grand Pic (2.884 m). Cara norte clásica (versión “sorbete”)

 

Preciosa foto aérea: fuente Carnet de route n°1 (http://tiste.blogspot.com.es/

2008/02/08

Aprovechando que hoy es el cumpleaños de dos grandes amigos gemelos, voy a rescatar del cajón de los recuerdos esta simpática ascensión que realizamos Amado y yo hace ya un buen puñado de años. Curiosamente, todas las rutas que he escalado en la norte del Midi las he realizado con alguno de estos dos duros y recios hermanos. El itinerario clásico de la cara norte del Midi d´Ossau no es muy conocido por estos lares, pero sin embargo guarda un ambiente tremendo…y si encima nos metemos en pleno invierno (en la nevera más grande del pirineo), pues el resultado es de lo más gratificante. En aquella ocasión, pretendíamos un masificado Couloir Pombie Souzon y optamos por buscar la tranquilidad de la norte, como alternativa original.

Desnivel y dificultad: 650 m, AD- (III). Dificultades de la ruta en verano (la realizamos en 2006 en zapatillas). En invierno sin embargo, requiere de algo más de experiencia, con un terreno con bastante patio y algún resalte en roca y hielo). No subestimar!

1ªAscensión: Edmund Gütl y Hans Schmidt el 11 junio de 1908.

Material: algunos empotradores, tres tornillos y dos anclas de nieve.

Aproximación: Desde el refugio de Pombie subimos al Col de Suzon. Desde aquí continuamos ligeramente en descenso a media ladera hasta alcanzar la brecha superior de Moundelhs; y descendemos al pequeño circo. Desde aquí remontamos por un corredor poco definido hasta la brecha de los Austriacos.

Amado en la brecha de los Austriacos en la penumbra del amanecer...

Desde este punto se ve claramente un gendarme característico que nos sirve ara orientarnos...

Continuamos en diagonal tomando como referencia el gendarme característico que destaca hacia el oeste. Un primer flanqueo nos conduce a una chimenea corta que nos deposita en un circo que flanqueamos hasta la base del gendarme. Superamos un muro más vertical por terreno mixto…

Remontando una corta chimenea, en vierno tapada completamente...

Flanqueando hasta la base del gendarme...

Bonito ambiente en la norte del Midi...

Una miradita para atrás...

Desde el gendarme superamos un corto murito mixto para continuar por una rampa hasta el Espolón Noroeste.

Desde el gendarme superamos un corto murito mixto para continuar por una rampa hasta el Espolón Noroeste

Dejando atrás el gendarme...

Llegamos así al Espolón Noroeste, desde donde podemos contemplar la imponente cara ONO, con su vira de Embarradere, que dejamos para otra ocasión. Desde este punto el itinerario gira ahora hacia la izquierda (este) para seguir por el terreno más evidente.

La vira de Embarradere cubierta de nieve...

Ahora la diagonal la realizamos hacia el este...

Unas rampas más amables nos conducen a la parte más débil de una barrera rocosa...

Seguimos unas rampas más amables que nos conducen a la parte más débil de la barrera rocosa de la cara norte. Superamos algunos tramos mixtos y alcanzamos las rampas que conducen a la cima del Midi d´Ossau.

Zona de mixto fácil antes de alcanzar las rampas que conducen a la cima...

Poco antes de alcanzar las rampas cimeras...

Sin duda fue otro empacho de alta montaña que nos volvió a enchufar a nuestras ilusiones más primarias…

Descenso: por la ruta normal, siguiendo las variantes más evidentes que ofrece la temporada invernal.

Como todas las actividades invernales aquí recogidas, se trata de indicaciones orientativas, basadas en las condiciones reinantes en el momento de su realización. Una misma ruta en temporadas distintas (incluso de una semana a otra o por el paso de otras cordadas) presenta diferencias significativas. Infórmate de las condiciones antes de salir y no bases tus objetivos únicamente por las informaciones de un blog!

 

S.O.S. Nepal!

Cara sur del Annapurna

Los últimos acontecimientos ocurridos en Nepal duelen especialmente, desde la distancia, a todas las personas que hemos tenido la gran suerte de conocer ese tremendo país lleno de contrastes. En 2008 viajé allí por primera vez  con Zuriñe y nos quedamos enganchados y deseando volver. En 2009 volví para vivir una experiencia algo más intensa, pero igualmente enriquecedora.

Corazón turístico de Kathmandú

Espero que este artículo sirva para dar a conocer un lugar único, con una naturaleza brutal y unas gentes solidarias y encantadoras, que hoy más que nunca necesitan de nuestra ayuda.

Algunas formas de colaborar:

   Proyecto solidario de Iñaki Ochoa de Olza http://www.soshimalaya.org/

   ONG Save the Children http://www.savethechildren.es/

Durante las primeras etapas de nuestro treeking de camino al Base Camp Annapurna (South)

Nepal es por méritos propios la capital mundial del treeking: miles de posibilidades y combinaciones para recorrer sus cautivadores valles rurales y divisar las montañas más altas. Pero quien viaja a Nepal, lo que recuerda cuando vuelve a casa, más que su desbordante naturaleza, es la simpatía de su gente.

Trabajo en tela...

Estas son algunas fotos de nuestro viaje de 2008, recorriendo el treeking del “Annapurna Base Camp”, una de las opciones más cómodas para disfrutar de esta lugar sin complicaciones.

Entorno soberbio del Annapurna

cucharaditas de leche...

Belleza rural...

Machapuchare...

Esperanza?

Tarde de relax

Pura vida!Doubanath