Grand Astazou (3.071 m), por el Corredor Oublié

El corredor Oublié {olvidado} cruza de lado a lado la vertiente este del Grand Astazou. Se trata de una joyita pirenaica en una vertiente muy salvaje y empinada de los Astazous. En esta ocasión el esquí se quedó como anécdota de la jornada y es que terminamos por escalar parte de la arista norte, alargando el horario como un chicle y pillando malas condiciones en la bajada. En cualquier caso, una jornada memorable de pirineísmo.

1ª Ascensión: B. Lajaus y F. Thibaudeau en junio de 1972.

Desnivel y dificultad: 500 m, AD+; la arista aumenta sustancialmente la dificultad y compromiso del itinerario (lejos del AD+). Añadir otros 1.000 m de desnivel saliendo de la barrera que accede a la presa de Gloriettes.

Material: cuerda de 40 m/7,5 mm, tres tornillos, 2  clavos, 4 friends medianos y cintas largas.

Desde la barrera que da acceso a la presa de Gloriettes (cerrada en invierno) arrancamos temprano, pues sabemos que será un largo día. La nieve está más alta de lo esperado y no foqueamos en ningún momento (crampones). 4,5 h después paramos en la base del corredor, bajo una pared que invita a subir.

Se ve claramente el resalte clave de la ruta, algo escaso. Lo resolvemos sin problemas, si bien la salida resulta algo picante y difícil de proteger.

Luego le sigue un corredor que al rato gira hacia la derecha para ascender una gran diagonal. Seguimos unas huellas viejas y terminamos en la arista que limita con la cara norte.

La ruta normal se desvía antes para seguir siempre por nieve. Pensando que queda poco para la cima, decidimos entusiastamente seguir por la arista. Aquí se ralentiza notablemente la marcha y realizamos varios largos bastante picantes, expuestos y difíciles de proteger…lo que resulta realmente motivante y a la vez lento…después de un rato volvemos a conectar con las rampas finales (buena pendiente) y salimos a la cima, solos con una luz que invita a quedarse.

Primer largo en la arista, hasta un resalte rocoso

No hay tiempo que perder, si no queremos que nos pille la oscuridad. La vuelta es larga: seguimos la cresta y nos lanzamos esquiando la papilla de la cara sur, hasta la brecha de Tucarroya. Para entonces el frío hace acto de presencia y cambia las condiciones de la nieve de forma bestial…así que continuamos hasta el coche, de nuevo con el equipo en la mochila.

Una jornada bellísima de las que Txus y yo recordaremos siempre.

Descenso: descendemos al sur y remontamos a la brecha de Tucarroya, para regresar de forma directa a Gloriettes.

Nota: la barrera de acceso a la presa des Gloriettes permanece cerrada durante el invierno. Se accede a pata (2,5 km, 30 min.)

Track de la ruta: wikiloc Corredor Oublié al Astazou

Horario: 15 h 50 min de coche a coche (4,5 h la aprox a la base del cono / 4,5 h hasta cima (haciendo varios largos en la arista) / 2 h a Tucarroya / 4,5 regreso al punto inicio). Los tiempos pueden reducirse si no se escala la arista final y si la nieve permite esquiar de forma continua.

Referencias bibliográficas: “Roca, nieve y Hielo en PIRINEOS” de Rainier Munsch, Christian Ravier y Rémi Thivel

Punta Espata (2.202 m) y Bacún (2.191 m)

Los dominios de la Collarada ofrecen multitud de opciones e itinerarios bien chulos. El domingo nos acercamos a Villanua el menda, Enekoitz, Xabi, Leire, Eneko y los dos cuadrúpedos Mantxas y Sua, después de una noche pasada por agua y que en altura fue generosa en cuanto a nieve. Entre pitos y flautas, el horario se nos echo encima y optamos por conocer dos satelites poco visitados como son la Punta Espata y el pico Bacún.

Desnivel y dificultad: 1.200 m, 14 km; 2.2/E1. Amplias palas sin grandes dificultades. Track

Aproximación: a través de la web del ayuntamiento de Villanua reservamos acceso a la pista de la Trapa (5 €), para acortar el pateo hasta el refugio de Trapa. Dejamos la furgo donde la nieve pone chungo el avance y comenzamos a foquear 5 km antes de la cabaña, por una pista cómoda.

Muy cerca de la Punta Espata, desde la cabaña de la Trapa, seguimos el valle en dirección este. Nadie va hacia la Espata,… así que nos decantamos por un lienzo inmaculado para pasar el día. Al poco, el generoso pakete que tenemos bajo las tablas, se convierte en el terreno ideal para que Enekoitz nos abra una buena trinchera… en un entorno magnífico y hasta la misma cima.

Es inevitable no tirar un montón de fotos un día así…

Desde el collado que separa Espata de Bacún seguimos hasta el final de la arista sin mayores complicaciones…

Cima en Punta Espata (2.202 m) y el tiempo se cubre para hacer del descenso un viaje siniestro por momentos…, jugamos con una nieve profunda y dibujamos firmas, curvas y a ratos revolcones,…

tan bien, que en un promontorio decidimos volver a subir al collado y ascender la cima del Bacún (2.191 m), para repetir bajadón…

En esta ocasión hacemos un descenso directo a la pista,…de lo más entretenido!

Horario: 6 h en total

 

 

Petit Vignemale (3.032 m), por la vía de “los Seracs” y arista

Ya no quedan seracs en el Petit. La imagen de hace apenas 50 años dista mucho de la de hoy…y en consecuencia sus rutas cambian.

De cualquier forma, esta parte del macizo sigue guardando pequeñas joyas que bien merecen una visita en pleno invierno. Aprovechando unos días por la zona, Oskar y yo nos decantamos por la “vía de los seracs” para ascender al Petit y su variante del Col des glaciers. No subestimar esta arista, pues en invierno no tiene nada que ver con la ruta habitual.

Desnivel y dificultad: 1.900 m de desnivel desde Pont d’Espagne. La vía de los Seracs tiene un desnivel aproximado de 350 m y la arista desde el Col un recorrido de 200 m. Las dificultades de este itinerario se concentran en la conexión con la arista por una corta goulotte de 65-70° aprox; y después en la arista hay pasajes en mixto de III+ y gestionar filos nevados con bastante patio; lejos del AD+ que marca el papel.

Primeras ascensiones: El 23 de marzo de 1967, J. Genebriera, M. Martin, Jordi Matas y Francisco Sabat, realizaban la primera invernal de la vía de los Seracs saliendo cerca de la cima, en condiciones totalmente distintas a las actuales; años después de que Jean Arlaud, Charles Laffont y Marie Louise Orta realizaran la primera en julio de 1925.

Material: coordino 40 m (7,5 mm), 4 friends medianos, cintas largas, crampones, dos piolets y material invernal de esquí de montaña.

A las 5:00 am comenzamos en Pont d’Espagne con los esquís a la txepa; y es que la nieve estos días se encuentra por encima de los 1.800 m. 2h y 45′ después nos encontramos en Oulettes disfrutando de un amanecer de escándalo…

Desde el refugio de Oulettes avanzamos por el plano en dirección al corredor de Gaube; y cuando tenemos la pared encima, giramos a la izquierda, remontando lomas en dirección al Petit (1,5 h).

La entrada a los Seracs es un cono inofensivo que va ganando pendiente conforme ascendemos. Unas huellas nos facilitan el trabajo y vemos cómo ascienden a la arista,… y luego descienden ¿?. Nosotros llevamos material y conocemos el recorrido de otras muchas incursiones, así que nos decantamos por alargar el día y desviarnos a la arista.

La ruta más habitual de los Seracs, en invierno, realiza una larga travesía diagonal hasta casi la cima del Petit. Para salirse al col des glaciers entramos por un pequeño corredor que termina en una corta goulotte a 65-70°…

…la llegada al col des glaciers en plena la arista se convierte en algo efímero, viendo lo que queda por delante. Recorremos un tramo de arista de nieve hasta la base del gran gendarme…

Gracias a que conocemos el itinerario, ascendemos el gran gendarme por la vertiente norte, por terreno mixto entretenido (III++), hasta una horcada característica, donde montamos R. Y desde aquí: un tramo de roca (III) sin mayores complicaciones…

y desde aquí una arista nevada muy aérea, avanzando con precaución, nos depositan en la cima del Petit Vignemale a 3.032 m…después de una jornada fantástica de “noche vieja”…

Descenso: esquiando por la ruta normal del Petit hasta el Col y luego directos al refugio por las amplias palas “al abrigo” de la vertiente más espectacular del pirineo.

En el refugio de Oulettes de Gaube,…una parada mínima, que queremos llegar a buena hora a Cauterets donde nos esperan para celebrar la noche vieja!

Horario: 13 h de coche a coche.

.

Petretxema (2.371) y La Pakiza (2.104), y gracias!

Tocaba especular, revisar varias veces los partes de nieve y decidir un lugar donde los riesgos fueran mínimos; después de unos días de fuertes tormentas que han dejado un panorama de lo más incierto… ¿a partir de qué altura encontraríamos nieve?…Total, que después de marear y tantear varias opciones, decidimos unirnos a unos buenos amigos de Gasteiz que se dirigían a Linza: itinerario clásico y sumar metros a las pantorrillas, que todo va bien!

Desnivel y dificultad: 1.250 m, 2.3/E1. 15 km. No hay grandes dificultades: se pueden pillar mayores pendientes descendiendo la vertiente sur de Petretxema, aunque eso dependerá de las condiciones…

Desde el concurrido refugio de Linza seguimos el itinerario clásico del Petretxema, por el collado de Linza. Hay que tener cuidado con las umbrías en estas fechas porque están como el mármol; al sol es otra cosa.

Hoy no madrugar nos permite esquiar al sol y pillar la nieve lo mejor posible; y es que en diciembre “Lorenzo” aun no calienta y eso se nota, después de las lluvias…

Desde la cima descendemos catando la vertiente sur en un tramo corto pues el terreno está como el cemento por arriba y más abajo podrido… y volvemos al collado de Linza para ascender a La Paquiza de Linzola.

Los Xabis, Ciri, Txeki, Igor, Gorosti y yo disfrutamos de una Pakiza la mar de entrañable…A estas horas la vertiente sur nos guarda una nieve riquísima. Deshacemos la arista para garantizarnos un descenso directo…

Un buen día para compartir con buena gente, motivadisima e imparable 😁. Empezamos temporada con buen sabor!

Horario: 4 h 55 min.

Track: wikiloc txastimendiak_Petretxema-Pakiza