Pic d´Ourdegon (2.438 m), Corredor Sureste

Han sido muchos años visitando el Pays Toy, deseando encontrar el momento adecuado para esquiar esta línea tan bonita. Finalmente, contra todo pronóstico, el pasado sábado conseguimos cuadrar agendas, Iván Apellaniz y yo, y disfrutar de un día muy fanático.

El valle de Barèges encierra a ambos lados un sin fin de posibilidades para el esquí de montaña y «pente ride»: Midi de Bigorre, Oncet, Bonida, Ourdegon, Alemán, Caoubère, Campana, Espadas, Bergons, Crampetes, Letious, etc, etc, etc…En esta ocasión, Iván y yo coincidimos en que el corredor sureste del Pic d’Ourdegon es, por méritos propios, una línea imprescindible y que tenemos ganas de probar fortuna. 

Desnivel: en total 1.100 m desde el parking. Las dificultades se concentran en el corredor de 250 m; y más concretamente en la parte superior (50°).

Dificultad: 4.3 / E2

Punto de partida: parking Tounaboup de la estación de esquí de Barèges (Luz-Saint-Sauveur)

En este tipo de actividades es fundamental acertar con las orientaciones y horarios; algo que en ocasiones subestimamos. Madrugamos poco, pensando que lo poco que calienta el sol en estas fechas, sería suficiente para aflojar algo la nieve. Sin embargo, para cuando llegamos al collado con la nieve cremita, la sombra empezaba a hacer su trabajo en la parte superior (la más empinada), lo que nos complicaba el «lanzamiento»…en fin! Es la montaña amigo…y hay que saber escucharla!

La aproximación no tiene pérdida desde el parking. Sólo hay que remontar el zócalo de la vertiente sur de la estación, hasta dar con la parte superior de una pista que se intuye en varias ocasiones. Seguir hacia el sur nos llevará al Pic de Barbe; y desviándonos al noroeste llegaremos al Ourdegon. Con el objetivo ya a la vista, atravesamos una ladera en descenso y encaramos el cono inferior.

Remontar el corredor no tiene mayores complicaciones. Se va ganando pendiente progresivamente y finalizamos cuando tenemos una panorámica fantástica de otras de las montañas clásicas del entorno, como el Montaigú.

Calzándonos los esquís, apenas hablamos. Está claro que los primeros metros, con esa costrita amenazando y esa pendiente de 50º, no nos gustan mucho. Como a estas alturas no estamos para premios, preferimos asegurar y descendemos unos metros derrapando hasta lanzarnos al disfrute pleno.

Cuanto más bajamos, más crema encontramos…un verdadero festín.

El cono termina siendo un auténtico regalo, con las vistas del valle al fondo…

Sin duda, ha sido una salida muy deseada para desempolvar tanta mierda acumulada durante los últimos meses :). Hasta la próxima!!!

Horario: 6 h en total

Referencias bibliográficas: «Esquí libre. Parte II. de Gavarnie a Benasque» de Ibán González.

Pic de Caoubere (2.496 m), por el Corredor este

Tarde o temprano íbamos a volver al Caoubere. Las montañas no tienen la culpa de nuestro entusiasmo, obsesiones, …ni de la mala elección que tenemos en determinadas ocasiones. Así que, por qué no, volver a donde fuimos escupidos por una avalancha y reconciliarnos con nosotros mismos,…eso sí, en esta ocasión Xabi y yo lo hicimos por su vertiente este: más amable y con unas condiciones más fiables que entonces en la vertiente norte. Una montaña con un montón de posibilidades para enredar en sus numerosas canales…

Desnivel y dificultad: 1.025 m de desnivel total, para un corredor que rondará los 200 m, con unas dificultades sencillas de 3.3/E1. En la parte final se continua por una arista sin grandes complicaciones, con algún resalte rocoso.

Aproximación: Desde el parking de Tournaboup remontamos las pistas que nos conducen a Superbarèges y nos adentramos en el valle que presiden el propio Caoubere y el Pic de Campana. 1 h a la base.

Después del día de ayer en el Soum de la Piquette hoy circulamos con otra alegría. La aproximación es llevadera y nos permite «recordar» nuestra última visita al Caoubere; sobre todo Xabi, pues mi cerebro se encargó de resetear a fondo aquellos momentos…

Según vamos contorneando la vertiente norte nos adentramos en un valle que conocimos en otra visita, cuando visitamos la Crête de Campana; y es que Barèges tiene eso: cantidad de opciones para jugar y pasar fantásticas jornada de esquí de montaña…

La línea que hemos elegido para pasar el día no es tan evidente como otras. Si bien comienza el la vertiente sureste, rola a este remontando una canal marcada (hay varias y elegimos la que más sube)…

…y luego conecta en un hombro con la norte. Ojo!! porque en la parte final se cambia de orientación y durante 20-30 metros las condiciones de la nieve se “enrarecen” precisamente en el punto más expuesto del itinerario.

Descalzamos esquís y continuamos con crampones hasta la cima del Caoubere, ahora sí!…

Desde aquí no nos queda más que desandar nuestros pasos, calzar de nuevo los esquís y emprender el descenso; no sin antes concentrarnos en los primeros metros…

Desde aquí ya solo queda disfrutar de una «crema» tumbada en la parte más acanalada y que se encuentra perfecta…

La alegría en estos casos termina pronto. Para cuando lo pensamos estamos ya casi,…rumbo de regreso a la estación; con otra orientación la cosa cambia…

Horario: 4 horas subir y bajar.

Soum de la Piquette (2.302 m), por el «Couloir du Doigt»

Este finde Xabi y yo decidimos visitar la trastienda de Barèges y conocer alguno de sus rincones menos visitados y que Xabi ya había fichado en salidas anteriores.

El “Couloir du Doigt” es una preciosa línea que discurre de forma mantenida  desde el valle hasta la cresta cimera del Soum de La Piquette, pasando junto a un característico monolito de roca, que le da nombre (el dedo). Más a la izquierda hay otra variante algo más sencilla, también esquiable.

Desnivel y dificultad: 900 m de desnivel total (200 m de cono y 400 m de corredor). La dificultad de 4.2/E2. En la parte superior hay que tener cuidado con el tamaño de la cornisa, en nuestro caso aceptable por uno de los extremos.

Aproximación: acceso cómodo por el valle de Escoubous y Aygues-Cluze desde el parking de Tournaboup, en la estación de Barèges. 1 h a la base.

Una vez superado el cono del corredor con los esquís calzados en los pies, pasamos a ponernos los crampones y continuamos hasta la cresta, con la mirada puesta en «el dedo».

Desde aquí continuamos hasta la cima sorteando una sencilla arista. La cima ofrece una panorámica genial de todos los picos del entorno.

Sin perder tiempo volvemos a calzarnos los esquís y emprendemos el descenso,…de uno en uno, muy atentos sobre todo en los primeros metros, con la base bastante dura…

El descenso es muy bueno y mantenido durante los 400 m, más otros 200 m que nos dejan prácticamente en el río.

Luego la vuelta a Tournaboup,…un trámite, con la satisfacción de haber conocido un nuevo rincón muy coqueto.

Horario: 4 horas en total; 2 h 40´hasta la cima

Año nuevo por Barèges

El fin de año, como muchos otros, lo pasamos en familia por el pirineo francés, pisteando con buenísima compañía. Para el primer día del año se alinean los astros y Oskar y yo hacemos una salidita con intención de hacer el Pic de Barbe: una sencilla cumbre en el entorno de la estación de Barèges que ofrece un descenso placentero…ideal para «bajar el turrón»…

Salimos sin hacer ruido y aparcamos en el parking de Tournaboup (1.500 m) en la estación de Barèges-La Mongie. Seguimos a dos “locales” que ascienden de forma muy directa hasta el plató superior junto al Lac de La Lahude (2.170 m).

A la altura del Lac de La Lahude algunos no pueden esperar y empiezan a catar las rampas más ricas…

Nosotros seguimos hacia el fondo, al Pic de Barbe…y desde aquí, no sé si será por la caraja de nochevieja o porque el paquetón era importante, nos desviamos a la aristilla para continuar «más cómodamente» para evitar abrir trinchera.

La arista finalmente, a pocos metros de la cima, se nos antoja complicada para el material con que contamos así que decidimos retroceder y calzar los esquís en una zona cómoda para seguir disfrutando del día…ahora bajando sobre powder del bueno!

El descenso, con 30 cm de nieve polvo es lo mejor de la temporada hasta la fecha: 900 de desnivel directos al valle…