Pico Fenez (2.538 m). vía de las « Canaletas Centrales »

La pared del Fenez, también llamada la pared lisa...

Realmente venir a esta pared ha sido un capricho que llevaba ya un tiempo en mi calenturienta cabecita. Y es que hacer una aproximación de dos horas (1.000 m d+) para escalar  algo menos de 200 m, puede considerarse un capricho ; puede ser, pero escalar en un lugar recóndito una pared tan original es realmente gratificante. Ojeando el libro de Laurent Lafforgue “Les Pyrénées en faces – Tomo 2” en Arreau, ví la pared del Fenez y me quedé enganchado, sobre todo, porque jamás había oído hablar de ella…

Esta pared bien podría engrosar la lista de Bellefon al ofrecer una escalada evidente, sobre una roca tremendamente compacta, repleta de acanaladuras y amplias placas para practicar el noble arte de la adherencia. Lugar recóndito y tranquilo. Dos vías recorren esta pared: “Las canaletas centrales”, la clásica, y “Los locos de las pozas”, más obligada. En ambas es necesario llevar material de autoprotección, pues apenas tienen un seguro fijo por cada largo.

Me acerco con Joni para recordar viejos tiempos (ya estuvimos en el barranco del Turbón en invierno, cuando esquiamos la vertiente este del Otal). Ambos tenemos poco tiempo y esta es una buena opción para madrugar, estirar las piernas y volver pronto a casa…

Panorámica del barranco del Turbón con el Otal al fondo (fuente web)

Desnivel y dificultad: 140 m, V. Las dificultades son muy asequibles y rondan el IV grado. Sólo el último largo ofrece algo más de picante.

Aproximación (1.000 m, 2 horas): Aparcamos junto al Camping de Bujaruelo. Tomamos una senda poco marcada paralela a la pista que conduce a San Nicolás, que pasa junto a una torreta eléctrica. Pronto encontraremos un hito que marca el inicio de un camino cómodo que recorre el bosque ganando altura rápidamente. Al terminar el bosque cruzamos el río (desviándonos a la izquierda) y seguimos un sendero que sube de forma directa, superando unas rampas empinadas hasta llegar a un “segundo valle”, desde donde se ve perfectamente la “pared lisa” de nuestro objetivo.

Material: Juego de Friends: indispensables (1-2-3-4). En el cuarto largo pueden venir bien piezas más pequeñas.

L1, 35 m, IV-: el más sencillo, lo hicimos con las zapatillas. La pared tumba bastante y los canalizos son muy profundos. Se recorre un diedro con buenos cantos, que va a parar a una cómoda repisa (3 spits en la R).

Joni se adentra en el primer largo, que nos sorprende por lo facilón y tumbado...

L1, 35 m, III-IV-

L2, 40 m, IV+: nos “montamos” en el evidente canalizo de 80 metros y lo recorremos empotrando pies o sacándolos de vez en cuando. Los canalizos laterales se convierten en “barandillas”…(1 spit y 3 más en la R).

El L2 tiene un spit roñoso como seguro fijo...

Joni recogiendo el L2...

Deleitándose a lo "Victor Ullate"...

L3, 40 m, IV+/V: idem que el anterior. En este caso la llegada a la R3 “pica” algo más y hay que sacar los pies “de la barca” para gestionar algún pasín que otro (1 clavo y 3 spits en la R).

Joni ganando metros en L3...

Llegada a la R3, debajo de un desplomito característico...

L3, 40 m, IV+/V

L4, 25 m, V/V+: Este largo es el más tieso y exige algo más de concentración. Ojo con algún bloque que se mueve en los primeros metros va a terminar en una plataforma en la que la roca está bastante descompuesta (1 clavo, la R a friends).

Saliendo a una zona más tumbada...

L4, 25 m, V

Esto se acaba...

Desde aquí a la antecima del Fenez sólo queda andar por terreno rocoso descompuesto, sin ninguna dificultad. Para alcanzar la cima descendemos y volvemos a subir.

Great day!!!

y estas...haciendo el cabra!!

Hasta la próxima...

Descenso: andando desde la antecima hacia un colladito en la vertiente este, que continua por pedreras.Guia Pyrenees en faces

Referencias bibliográficas:Les Pyrénées en faces – Tome 2” de Laurent Lafforgue

Pico Otal (2.709 m). Cara Este

El Pico Otal visto desde el Puerto de Bujaruelo en 2004, camino de la norte del Taillon

Joni y yo empezamos a escalar juntos cuando teníamos 15 primaveras; y nos compramos nuestra primera cuerda y un puñado de cintas express con Txixto y Nano. Después la vida nos separó a miles de kilómetros, aunque la amistad quedó ahí inquebrantable como si no hubiera pasado el tiempo. Ahora unos cuantos años más tarde nos volvemos a juntar , ahora también con Ximena, para disfrutar, una vez más, del “airecito” de las montañas.

El Otal estaba entre mis “fotos reseñables” desde hacía ya 10 años, cuando desde el Puerto de Bujaruelo, de camino a la Norte del Taillon, lo fotografié sin tener ni idea del nombre de aquella montaña. Después, como todo, la vida pasa, empiezas con el esquí  y te fijas en siluetas, canales, palas,… en las que antes ni te parabas a contemplar,…salidas de amigos por la zona,…ahí estaba como otras muchas opciones apetecibles…

Desnivel y dificultad: 1500 m de desnivel total; las dificultades se concentran en los 150 metros finales del corredor central con una dificultad de 4.2/E1. El resto son palas amplias muy disfrutonas 2.3./E1.

Por el camino del bosque: unos 400 m de desnivel, hasta los 1.700 m aprox.

Aproximación: Aparcamos junto al Camping de Bujaruelo. Tomamos una senda poco marcada paralela a la pista que conduce a San Nicolás, que pasa junto a una torreta eléctrica. Pronto encontraremos un hito que marca el inicio de un camino cómodo que recorre el bosque ganado altura rápidamente.

Allí al fondo asoma el Otal...

Terreno cárstico con múltiples socavones

En 1 horita atravesamos el bosque con los esquís a la txepa y continuamos foqueando por un valle suspendido muy relajante. Las posibilidades para ascender (y para descender) a la pirámide final del Otal son múltiples: bien se puede continuar por la parte baja del “valle” (zona cárstica) o bien se puede ganar pronto altura para recorrer otro “valle” superior por la izquierda.

Bujaruelo va quedando ahí abajo mientras suavemente ganamos altura...

Poco a poco vamos alcanzando la pirámide final...

La verdad es que no nos dimos mucha prisa; durante toda la mañana el viento fue muy fuerte y no dábamos un duro por terminar nuestro plan, pero la cosa fue aflojando a ratos y alcanzamos la base a eso de las 11:00, con bastante menos viento.

Apurando la "vuelta maría"

Un gran día...

La pirámide final tiene varias canales. La más característica es la central. En esta ocasión la parte izquierda ofrece una costra quebradiza, mientras que la parte central acumula mucha nieve blanda y gana pendiente en su mitad…remontamos el corredor si mayores problemas.

Últimos metros del Otal con las canales características...

Ultimo repecho, la parte izquierda con mucha costra mientras que por la mitad, con más pendiente la nieve estaba más blandita...

Subiendo la canal central...

Ya casi estamos...

Ximena y Joni alcanzando el collado del Pico Otal...

Collado del Pico Otal...

La cima del Pico Otal queda a un paso...

Una foto con un viento de justicia y descendemos desde el colladito…en apenas 10 minutos estamos en las amplias palas en dirección al valle, 1-500 metros más abajo…El corredor lo descendemos de un tirón (se nos hace corto en estas condiciones).

Pico Otal (2.709 m)

Primeros metros buscando la mejor nieve...

Hasta abajoooo

Ximena y Joni en plena faena palillera...

Buenoooo

Ximena que se deleita en la salida del corredor...vaya vistas!!!

Gasssssssssssss

Cuanto más bajamos la nieve se vuelve más pesada. Se notan las consecuencias del “anticiclón eterno”…

Buena bajada sin duda...

Gestionando la nieve pesada...

Fin de fiesta...

Horario: 4,5 horas para el ascenso y 2 horas para el descenso.

Guía Esqui LibreReferencias bibliográficas: “Esquí Libre. Parte I: de Belagua a Gavarnie” de Iban González.

Vignemale (3.298 m). Corredor de la Moskowa & Arista Grand Pic – Petit Pic

Panorámica de la vertiente aragonesa del vignemale...

2009/06/20

Si uno quiere darse un empacho pirenaico en uno de los macizos más significativos del pirineo, sin duda ésta será una buena propuesta que le dejará bien servido. Esta travesía recorre el gran macizo de Vignemale desde su vertiente aragonesa en el sur hasta su más espectacular vertiente norte, al otro lado de la frontera, acumulando un desnivel positivo de 2.550 m. Y la guinda no es otra que la de vivaquear en un lugar único a los pies del “señor del pirineo”. Oskar, Txus y yo tuvimos el gusto de realizar esta ruta hace ya un tiempo y nos dejó bien satisfechos.

Corredor de la Moskowa y ascenso al Pic Long:

AnnListerW con el cilindro y perdido al fondoSegún los datos que se manejan, este sería el itinerario seguido durante la primera ascensión del Vignemale a cargo de la británica Lady Ann Lister el 7 de agosto de 1838, acompañada por los guías Jean-Pierre Charles, Jean-Pierre Sanjou y Henri Cazaux. Curiosamente en aquella época no eran pocos los turistas que se acercaban al pirineo para explorar sus montañas, acompañados de guías locales. El nombre de Moskowa, proviene del repetidor de esta ruta: el cazador Napoleón-Joshep Ney, príncipe de la Moskowa. Aparecería 3 días después del ascenso de Lady Lister y tras culminar su objetivo reclamaría para sí la primera. Lógicamente la impugnación de Ann Lister no se hizo esperar y volvió para Saint Sauver para hacer confesar a Cazaux, a quien todavía no había pagado su “servicio”.

Desnivel y dificultad: 2.550 m/AD- (III)

1ªAscensión: Lady Ann Lister y los guías Jean-Pierre Charles, Jean-Pierre Sanjou y Henri Cazaux, el 7 de agosto de 1838.

Aproximación: Desde San Nicolás de Bujaruelo  seguimos el GR 11 en busca del Refugio-Cabaña del Cerbillonar. Desde este punto se asciende por el barranco de Labaza, por pendientes de hierba muy mantenidas.

Una paradita en la cabaña de Cerbillonar: ahora todo para arriba por el barranco de Labaza...

Rampas mantenidas, ganando altura a cada paso...

Alcanzando las rampas rocosas características bajo la Punta Central...

Desde la base de las placas rocosas que unen el Pico de Monferrant con la Punta Central continuamos a la izquierda por el amplio corredor entre Central y Cerbillona. Pronto, se intuye a la izquierda un corredor-chimenea rocoso que permite ascender al espolón que conduce al “collado de Ann Lister”. Superado éste (III) y prestando atención a las piedras sueltas continuamos sin mayores problemas en dirección al collado.

Debajo del canal de ascenso...

El corredor de la Moskowa...

Oskar con manos y pies...

Alcanzar el collado de Ann Lister entre las cumbres de Cerbillona y Punta Central nos permite acceder al “último piso” de nuestra jornada. Las vistas al Glaciar de Ossoue con todas sus cumbres circundantes es realmente espectacular: Monferrant, Punta Central, Cerbillona, Clot de la Hount, Pic Longue, Piton Carré, Punta y Espalda Chausenque…y un poco más al fondo el Petit Pic. No queda más que continuar y ascender al Pic Longue de Vignemale.

07b

Piton Carré

Desde la cima del macizo de Vignemale (3.298 m)

Arista Gran Pic – Petit Pic:

La arista propiamente dicha se desarrolla entre la Punta Chausenque y el Petit Vignemale, y curiosamente este itinerario se ha convertido con el tiempo en una buena opción para descender a Oulettes sin necesidad de recorrer el glaciar de Ossau y pasar por Baysellance.

Desnivel y dificultad: 300 m/AD+ (III-III+)

Desde la cima del Pic Long descendemos al glaciar de Ossoue por la ruta normal. Ya en el glaciar descendemos por la nieve pasando junto a la salida del corredor de Gaube y sin alcanzar la cima del Piton Carré. Ascendemos por terreno rocoso a la Punta Chausenque 3.204 m) y continuamos por una arista cómoda y amplia hasta su espalda (3.138 m), punto en el que comienza un recorrido no muy complicado pero en el que hay que mantener la atención en los pequeños destrepes, siempre en la vertiente sur hasta alcanzar el Col des Glaciers (2.990 m).

Iniciamos la arista hacia el Petit, con pequeños destrepes...

Mirada atrás hacia Chausenque...

Desde aquí hasta la cima del Petit se continúa por terreno más delicado encontrando trepadas y flanqueos a ambos lados de la arista (III y III+).

Desde el col des Glaciers se escala al Petit Pic

Único tramo en la vertiente "norte"

"No comments"

Txasti, Oskar y Txus...y unas cuantas horas y metros de desnivel en la mochila...

En esta ocasión, del Petit Vignemale descendemos hasta Oulettes y continuamos en dirección al col de Oulettes, donde encontramos nuestro cobijo en múltiples visitas a este macizo: sin duda un lugar único para pasar la noche. Al día siguiente volvimos a Bujaruelo satisfechos con la travesía.

Parada y fonda...vivac!

Vignemale cara norte!

Referencias bibliográficas: 

"Vignemale. Señor del pirineo"“Vignemale. El señor del Pirineo” de Alberto Martinez Embid.

“PIRINEOS. Las 100 mejores ascensiones y excursiones” de Patrice de Bellefon.