Pico Fenez (2.538 m). vía de las « Canaletas Centrales »

•2014/07/16 • Dejar un comentario

La pared del Fenez, también llamada la pared lisa...

Realmente venir a esta pared ha sido un capricho que llevaba ya un tiempo en mi calenturienta cabecita. Y es que hacer una aproximación de dos horas (1.000 m d+) para escalar  algo menos de 200 m, puede considerarse un capricho ; puede ser, pero escalar en un lugar recóndito una pared tan original es realmente gratificante. Ojeando el libro de Laurent Lafforgue “Les Pyrénées en faces – Tomo 2” en Arreau, ví la pared del Fenez y me quedé enganchado, sobre todo, porque jamás había oído hablar de ella…

Esta pared bien podría engrosar la lista de Bellefon al ofrecer una escalada evidente, sobre una roca tremendamente compacta, repleta de acanaladuras y amplias placas para practicar el noble arte de la adherencia. Lugar recóndito y tranquilo. Dos vías recorren esta pared: “Las canaletas centrales”, la clásica, y “Los locos de las pozas”, más obligada. En ambas es necesario llevar material de autoprotección, pues apenas tienen un seguro fijo por cada largo.

Me acerco con Joni para recordar viejos tiempos (ya estuvimos en el barranco del Turbón en invierno, cuando esquiamos la vertiente este del Otal). Ambos tenemos poco tiempo y esta es una buena opción para madrugar, estirar las piernas y volver pronto a casa…

Panorámica del barranco del Turbón con el Otal al fondo (fuente web)

Desnivel y dificultad: 140 m, V. Las dificultades son muy asequibles y rondan el IV grado. Sólo el último largo ofrece algo más de picante.

Aproximación (1.000 m, 2 horas): Aparcamos junto al Camping de Bujaruelo. Tomamos una senda poco marcada paralela a la pista que conduce a San Nicolás, que pasa junto a una torreta eléctrica. Pronto encontraremos un hito que marca el inicio de un camino cómodo que recorre el bosque ganando altura rápidamente. Al terminar el bosque cruzamos el río (desviándonos a la izquierda) y seguimos un sendero que sube de forma directa, superando unas rampas empinadas hasta llegar a un “segundo valle”, desde donde se ve perfectamente la “pared lisa” de nuestro objetivo.

Material: Juego de Friends: indispensables (1-2-3-4). En el cuarto largo pueden venir bien piezas más pequeñas.

L1, 35 m, IV-: el más sencillo, lo hicimos con las zapatillas. La pared tumba bastante y los canalizos son muy profundos. Se recorre un diedro con buenos cantos, que va a parar a una cómoda repisa (3 spits en la R).

Joni se adentra en el primer largo, que nos sorprende por lo facilón y tumbado...

L1, 35 m, III-IV-

L2, 40 m, IV+: nos “montamos” en el evidente canalizo de 80 metros y lo recorremos empotrando pies o sacándolos de vez en cuando. Los canalizos laterales se convierten en “barandillas”…(1 spit y 3 más en la R).

El L2 tiene un spit roñoso como seguro fijo...

Joni recogiendo el L2...

Deleitándose a lo "Victor Ullate"...

L3, 40 m, IV+/V: idem que el anterior. En este caso la llegada a la R3 “pica” algo más y hay que sacar los pies “de la barca” para gestionar algún pasín que otro (1 clavo y 3 spits en la R).

Joni ganando metros en L3...

Llegada a la R3, debajo de un desplomito característico...

L3, 40 m, IV+/V

L4, 25 m, V/V+: Este largo es el más tieso y exige algo más de concentración. Ojo con algún bloque que se mueve en los primeros metros va a terminar en una plataforma en la que la roca está bastante descompuesta (1 clavo, la R a friends).

Saliendo a una zona más tumbada...

L4, 25 m, V

Esto se acaba...

Desde aquí a la antecima del Fenez sólo queda andar por terreno rocoso descompuesto, sin ninguna dificultad. Para alcanzar la cima descendemos y volvemos a subir.

Great day!!!

y estas...haciendo el cabra!!

Hasta la próxima...

Descenso: andando desde la antecima hacia un colladito en la vertiente este, que continua por pedreras.Guia Pyrenees en faces

Referencias bibliográficas:Les Pyrénées en faces – Tome 2” de Laurent Lafforgue

6ª Edición del “PSICOBLOC DEL RÍO FRESNEDO”: este sábado…promete!!

•2014/07/07 • Dejar un comentario

Colección PSICOBLOC RIO FRESNEDO (Foto Bea)

El PSICOBLOC DEL RÍO FRESNEDO, en las inmediaciones de Santa Cruz de Campezo (Montaña Alavesa), se consolida como una de las propuestas más apetecibles de la escalada alavesa en pleno inicio del verano. Una organización que mejora año tras año como el buen vino y que con poco hacen mucho.

Colección PSICOBLOC FRESNEDO (Foto Bea)

psicobloc 2014 a 150Pincha sobre el cartel y accede a la página oficial para “empaparte” de toda la info!!

Vignemale (3.298 m). las 7 cuevas de Russel o un paseo entre las nubes

•2014/07/03 • Dejar un comentario

Panorámica del glaciar de Ossoue extraida de la web para ilustrar el artículo...2009/08/15

Como todos los años por estas fechas pre-vacacionales rescatamos alguna ruta pirenaica original y asequible, para dar a conocer rincones muy “apetecibles” sin necesidad de escalar itinerarios difíciles. Y ya, si la ruta la “vestimos” con un punto de historia pirenaica, y la montaña es el Vignemale, la salida puede resultar realmente apoteósica; y aún más si, como en el caso de Zuriñe y yo, lo hacemos con grandes amigos como Iker y Leire.

En esta ocasión recorremos las 7 cuevas que mandó construir el entusiasta Henry Russel en el siglo XIX y pasamos la noche en la que llamó Le Paradis, situada apenas 18 metros por debajo de la misma cima del Vignemale.

Desnivel y dificultad: 1.500 m, sendero sin mayores complicaciones. El glaciar debe afrontarse con las precauciones habituales teniendo en cuenta las condiciones de la nieve en esa temporada: ojo en días con niebla en la parte superior (muy traicionero).

Zuriñe durante la aproximación...el día promete!

Punto de partida: Barrage de Ossoue a 1.834 m: desde Gavarnie seguir la carretera que conduce a la estación de esquí y desviarse en una curva cerrada, para continuar por Oullettes de Ossoue hasta la presa. Dependiendo de las condiciones de la nieve y los desprendimientos, la carretera puede estar cortada: ojo porque son 8 km desde el cruce.

Litografía de la época. Fuente: http://frab.aquitaine.fr/

Henry Russel, cansado de explorar las grandes cimas pirenaicas (su primera al Vignemale sería en 1861), hizo construir entre 1881 y 1893 siete cuevas en el macizo de Vignemale, la montaña de sus sueños, ilusiones y obsesiones. Su objetivo: pasar su jubilación al abrigo de las montañas.

Las 3 primeras cuevas se encuentran poco antes de enfilar los últimos metros hacia el refugio de Baysellance, a 2.400 m, en la cabecera del glaciar de Ossau. Cuando el glaciar cubría las cuevas superiores, 800 m más arriba, Russell, ni corto ni perezoso, mandó construir éstas en 1888. Pasarían a conocerse como las cuevas de Bellevue. Allí montaba buenas juergas con sus amigos más íntimos, entre ellos Bazillac, los Passet,…

Iker pasando por delante de las cuevas de Bellevue...

El glaciar de Ossoue...

Continuamos la marcha y nos adentramos en terreno glaciar. El día es magnífico aunque empiezan a aparecer nubes de tormenta. Las primeras cuevas en construirse se ubican en la parte más alta del glaciar, a 3205 m en el collado de Cerbillona.

Primeros metros del glaciar, por debajo de la vertiente sur del Petit Vignemale.

subimos sin prisa y disfrutando del paisaje...

Las cuevas de Russell hoy nos protegerán de la tormenta!

Un glaciar en retroceso que aun mantiene grietas profundas...

Una vez que se superan las pendientes más fuertes se alcanza una amplia plataforma...

Una vez que se superan las pendientes más fuertes se alcanza una amplia plataforma entre el panorama de un buen ramillete de cumbres de más de 3.000 metros: Monferrant, Punta Central, Cerbillona, Clot de la Hount, Pic Longue (Vignemale), Pitón Carré, Punta Chausenque y Petit Vignemale más abajo…al fondo se aprecian ya las primeras 3 cuevas de Russell.

Pitón Carré y la salida del Couloir du Gaube...

Al fondo el collado de Cerbillona...

El glaciar ha bajado tanto que subir a las cuevas requiere una pequeña escalada...

Collado de Cerbillona y las cuevas de Russell...

En agosto de 1882, se completó la primera, que se llamaría Villa de Russell. Pasó allí tres días e invitó a sus amigotes para la inauguración; entre ellos Henri Passet. En 1885 mandó construir la segunda Cueva de los Guías, y luego en 1886, la tercera: la Cueva de las Damas. 120 años más tarde, el glaciar ha bajado tanto que subir a las cuevas requiere de una pequeña escalada…por lo que decidimos continuar el camino y pasar la noche aun más arriba!

Panorama de Clot de la Hount Y Vignemale con la situación de las cuevas...

Subimos a la Pique Longue...

Quizá durante alguna de aquellas “bacanales” en las cuevas inferiores, fue donde Henry pensó que necesitaba una cueva aun más arriba, prácticamente en la cima del Vignemale. Así pues Le Paradis sería construida a golpe de explosivo entre los años 1892 y 1893, 18 metros por debajo de la cima. Habían pasado 30 años desde su primer ascenso y quería celebrar sus “bodas de plata”.

Le Paradis...

Nido de águilas?

La tormenta se hizo esperar, lo justo para subir a la cima, ver atardecer y regresar a nuestro nuevo cobijo para preparar la cena.

Cena de altura!

Se acerca el mogollón...

Alguna gotera hay...

Y la jornada no podía terminar mejor: por la mañana, bien temprano, nos subimos los trastos a la cima y nos preparamos el desayuno con un amanecer estremecedor…y aun siguen preguntándome de vez en cuando qué es lo que encuentro en las montañas…

Momentos mágicos pirenaicos...

Referencias bibliográficas: “Vignemale. El señor del Pirineo” de Alberto Martinez Embid.

El reto de Riglos conseguido! Zorionak Edorta, Adolfo y Yosu!

•2014/06/25 • Dejar un comentario

El ambientazo de la "Zulu" en mi experiencia de 2006...con Os

El pasado viernes por la mañana Edorta De Anta, Adolfo Madinabeitia y Yosu Vázquez completaban con éxito la escalada de la Visera por su vía “Zulú demente”, culminando de la mejor forma posible el primero de los retos deportivos del proyecto “Montes Solidarios”, que pretende romper prejuicios deportivos en el entorno de la discapacidad. Posiblemente lo más complicado fue llegar hasta la base de la pared, aunque con el entusiasmo que gasta Adolfo en todas sus aventuras, seguro que fue un reto entretenido…podemos verlo en este video:

Los que hemos escalado esta pared en varias ocasiones no podemos más que quitarnos el sombrero por el trabajo realizado por Edorta para ascender por la cuerda que iban colocando sus compañeros de cordada. Un gran trabajo de equipo.

Foto colección de Yosu Vázquez. Edorta De Anta durante su escalada a la Visera...

Zorionak a los tres!!

 

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 104 seguidores