Barèges. Pic de La Bonida (2.529 m). Canal este central

El Pic de La Bonida visto desde la aproximación al Pic Allemand en 2015

Viendo las condiciones reinantes en Baréges, decidimos para el domingo una salida rápida y accesible…y sobre todo soleada, para evitar la odiosa costra. En nuestra salida al corredor del lago d´Oncet, comprobamos que las canales del Pic de La Bonida, a medio camino del lago, presentaban un buen aspecto; así que optamos por volver a la zona y probar suerte. Resultó una buena opción: un pico sencillo, rápido y con varias posibilidades para descender.

La canal central es la más evidente, aunque destacan también la canal izquierda y la derecha. Las tres con una dificultad similar.

Desnivel y dificultad: 1.000 m (desde Tournaboup a 1.538 m hasta los 2.529 m de la “cima” del Pic de La Bonida). Las dificultades se concentran en el corredor que ronda los 300 m. 4.1/E1.

Rubén López, repitiendo aproximación...

Aproximación: Desde el parking de Tournaboup de la estación de esquí de Barèges (1.538 m), comenzamos foqueando desde la misma estación, o bien un poco más arriba donde la carretera se corta. Seguimos la pista y nos desviamos bajo el macizo de La Bonida, para adentrarnos por un valle colgado utilizado por los freeriders que descienden desde el Midi de Bigorre (que no perdemos de vista en toda la subida). Nada más llegar al valle colgado, el Pic de La Bonida se muestra “apetecible” a la izquierda.

En pleno ascenso por la parte izquierda de la cara este. Al fondo la estación de Barèges...

Desde el colladito antes de enfilar la arista, podemos ver el Pic de Barbe y sus amplias rampas que conducen hasta el valle...

La arista del Pic de La Bonida...

Se asciende por la parte izquierda de la pared, accediendo a un colladito que da paso a una arista sin mayores complicaciones. Seguimos hasta encontrar la canal central, que se encuentra cargada y, a estas alturas (“primaverales”), algo pesada.

Unos metros antes de la cima, la canal central es evidente y nos invita a bajarla...

Miradita para abajo...

...y gasssssss

Tanteando la nieve pesada...

Nos lanzamos sin contemplaciones y ponemos a prueba, otra vez, las pantorrillas.

Turno de Rubén que hoy pide paso para disfrutar...

La canal poco a poco va llegando a su fin...

Fin de fiesta...

La canal central desde su base...

Horario: 3,5 horas de coche a coche.

Referencias: http://www.camptocamp.org/routes/335847/fr/la-bonida-couloirs-e

Barèges. Pène Blanque (2.743 m). Corredor del Lago d´Oncet

El Corredor del Lago de Oncet durante nuestra aproximación

El entorno de la estación de Barèges es como una pastelería con todo tipo de apetecibles dulces. Accesibles desde el mismo “mostrador” podemos reconocer los Ourdegon, Barbe, Bonida, Blanque, Bigorre a un lado del valle de camino al Tourmalet; o bien los Espade, Campana, Allemand, Crampetes al otro lado. Todos ellos dulces que vuelven loco a todo apasionado de la crema pastelera…en este caso de la mejor nieve pirenaica.

Rubén y yo nos acercamos en esta ocasión con intenciones de catar alguno de sus más clásicos pasteles. El sábado comprobamos con sorpresa que el valle que conduce al Crampetes presentaba un estado desolador por las últimas lluvias, por lo que cambiamos los planes y optamos por ascender a la otra vertiente ganando altura por donde más nieve vimos: directos al Lago d´Oncet.

Aproximaión por el entorno de la estación de esquí de Barèges

En las inmediaciones del lago de Oncet

Desnivel y dificultad: 1150 m (desde Tournaboup a 1538 m hasta los 2.700 m del collado d´Oncet). Las dificultades se concentran en el corredor que ronda los 400 m, desde el lago d´Oncet (2.300 m aprox.). 4.2/E2. Descenso con pendientes de 40º, y en los últimos metros de 45º.

Aproximación: Desde el parking de Tournaboup de la estación de esquí de Barèges (1.538 m), comenzamos foqueando desde la misma estación, o bien un poco más arriba donde la carretera se corta. Seguimos la pista y nos desviamos bajo el macizo de La Bonida, para adentrarnos por un valle colgado utilizado para los freeriders que descienden desde el Midi de Bigorre (que no perdemos de vista en toda la subida).

El corredor del lago de Oncet es muy estético y atrayente...

Cuando alcanzamos el lago d´Oncet y divisamos el enorme diedro que configura el “corredor”, comprobamos que no tiene ninguna traza y sospechamos que las condiciones pueden no ser buenas. Sin embargo, lo vemos bien y foqueando superamos el cono sin problemas.

Rubén López empieza con entusiasmo el ascenso con los esquís...

Pero cuando seguimos a pie y cargamos las tablas a la mochila, la cosa cambia y la nieve nos llega hasta las pelotas. Mal asunto: tocará pelear con la odiosa costra pirenaica.

Tablas a la mochila y nieve hasta las pelotas!

Hoy toca sufrir para remontar el corredor...

Mientras, otros en el teleférico disfrutan de las vistas...y el Ariège soleado al fondo...

Voy ganando altura y Rubén se va quedando en las profundidades de la nieve...

A golpe de riñón alcanzo el codiciado collado, pero Rubén, harto de hundirse, desiste y me anima a bajar.

Foto para tomar aliento...

Un collado que hoy es cumbre...

El descenso se hace lento, pues no es una nieve cómoda que te permita fluir. Primero una costra durilla donde más pendiente hay; y después nos reagrupamos y seguimos a la par por una nieve cambiante. Hay que controlar y mantenerse en la zona soleada, que está algo más potable…y poco a poco, llegamos como podemos, enlazando giros con enganchadas, al cono inferior… y enfilamos las tablas de vuelta al valle, ahora sobre nieve primavera profunda, cansados pero contentos…

Gestionando la costra pirenaica en la parte más alta...

Conecto con Rubén y seguimos juntos...

Poco a poco vamos pasando lo peor...

Toy destrozado!!

Fin de fiesta, por hoy!!

Horario: 6 horas de coche a coche.

Referencias: www.camptocamp.org

Pico Sanchacollons (2.695 m): día para “carroñeros” pirenaicos

Foto del Sanchacollons sacad la temporada pasada...

Como animales carroñeros nos acercamos al Valle de Tena buscando algún “cadáver” caliente después de los últimos días lloviendo intensamente. ¿quedará algún pico esquiable después del “desastre”?. Las “alimañas” pirenaicas no se hacen muchas preguntas, simplemente van y lo intentan. En esta ocasión elegimos el Pico de Sanchacollons con la esperanza de catar un descenso franco y sin grandes complicaciones.

Recorriendo la odiosa pista...

El día es incierto y el gurú de la meteo vaticina una ventana a medio día con lo que iniciamos la marcha desde el embalse de la Sarra. Recorremos la misma pista que lleva hasta el Musales, atajando cuando podemos, hasta los 1900 m (aprox.)  donde calzamos pieles definitivamente.

Carlos en las primeras rampas "foqueables"

Atravesando la base del Sanchacollons, para encarar la cubetilla en la vertiente sur...

Las nubes jugando todo el día: a ratos nos envelven y a ratos nos permiten disfrutar de un paisaje soberbio...

Sin llegar a la cabaña giramos a nuestra derecha (sur) y ganamos altura por una sencilla canal que da acceso a un valle colgado precioso, con unas vistas alucinantes al grupo del Garmo. La visibilidad no es buena y cruzamos por debajo de la vertiente suroeste para adentrarnos en un “valle” colgado llamado la Cubetilla, ya en la vertiente sur. Sufrimos abriendo la huella, sobre todo Carlos, en una nieve profunda y muy pesada. Según ganamos altura, la cosa va mejorando y la base es más sólida, y alcanzamos la cima ya con crampones.

El día es espectacular, allí abajo Formigal parece "mordor"

Rampas pesadas antes de alcanzar la aristilla...

Al grupo del GArmo Negro "fardando" de nieve...

En la arista que nos conduce a la cima del Sanchacollons...

El Sanchacollons visto desde el Musales (la temporada pasada). Cara suroeste

Intentamos descender un tubillo en la vertiente suroeste, pero con tan mala visibilidad la cordura se impone y remontamos de nuevo hasta la cima. Y así, desandamos nuestro ascenso y en el “collado” de cambio de vertiente nos deslizamos otra vez hacia la suroeste, que la vemos rica y directa. Una gozada…que dura poco pero enriquece.

Echando un ojo a un tubillo apetecible en la cara suroeste

Escasa visibilidad: cordura y vuelta!!

Condiciones perfectas en la primera parte del descenso...

Ambiente patagónico. Seguimos por a derecha...

Finalmente llegamos de nuevo a la pista en las inmediaciones de la cabaña y bajamos con los esquís a la txepa. La sorpresa del día: el encuentro con el “local” Jorge Gª Dihinx que ha subido, siguiendo nuestras huellas, a dar “un paseo” y nos enseña el sendero correcto para evitar la odiosa pista: seguir las indicaciones de btt…

Otra salida trabajada que alimenta el espíritu y nos da oxígeno para mantener el entusiasmo arriba del todo.

Desnivel y dificultad: El desnivel total ronda los 1.300 m, y la dificultad se concentra en los 600 metros (desde la cima hasta un pequeño ibon) entorno al 3.3/E1 (E2 si se siguen las canales suroestes desde la cima).

Horario: 6,5 horas (de coche a coche).

guia esqui aragonReferencias bibliográficas: “Rutas con esquís pirineo aragonés” (Tomo II) de Jorge García-Dihinx.

Escapada en cuadrilla: Petit Vignemale (3.032 m) y Pic de Tentes (2.331 m).

El murallón norte del Vignemale: un escenario para disfrutarlo y escudriñar sus míticas rutas...

Cuando no pasas por tu mejor momento, el simple hecho de salir a la montaña con grandes amigos se convierte en motivo de celebración. Volver a sentir sensaciones de juventud recarga nuestro depósito de energías vitales y nos permite mirar al futuro con entusiasmo e ilusión. El fin de semana pasado las condiciones no eran muy buenas, así que nos adaptamos a las circunstancias y escapamos al macizo de Vignemale para pasar un par de días entrañables como en los viejos tiempos: refugio, hornillo, fogata y ganas de charlar.

El sábado empezamos a andar prontito desde el parking de Pont d´Espagne (1.500 m) con más pereza que otra cosa. El sendero lo hemos hecho muchas veces, aunque en esta ocasión la nieve empieza algo más alto y está muy dura. En el refugio de Oulettes de Gaube (2.151 m) no hay nadie: el frío es intenso y l viento importante. Almorzamos y continuamos la marcha hacia el Petit.

Camino de la Hourquette d´Ossoue

Condiciones paupérrimas en la norte...

Llegando a la Hourquette d´Ossoue

Ambiente inhóspito pues no vemos a nadie en todo el día. La nieve dura facilita nuestro avance hasta la Hourquette d´Ossoue, y desde allí alcanzamos rápidamente una cima que hoy se encuentra más solitaria de lo habitual, cosa que nos gusta. Fotos y para abajo, que toca poner en marcha la chimenea del refugio.

Rampas amables de camino al Petit Vignemale...

Patxi Peña con un panorama soberbio...

Txus en la cima...

Al igual que Patxi y yo...

Un vistazo a la arista y a la salida de la vía de los seracs...

Las previsiones se cumplen y el temporal empieza a eso de las 17:30…y no parará hasta el día siguiente. Noche larga y es que el viento no amaina hasta bien entrado el domingo, lo que propicia nuestro descenso a las comodidades de Cauterets.

Fast food en el refugio de Oulettes, cerrado aun hasta marzo...

Calorcito junto a la chimenea "Godin"...

De vuelta a Cauterets...

El lunes los ánimos vuelven a estar muy arriba, pero en esta ocasión la precipitación nos vuelve a obligar a cambiar de planes. Optamos por un paseo sencillo al Pic de Tentes (2.331 m), desde la estación de Gavarnie. Apenas 600 m de desnivel, pero con unas vistas maravillosas a todo el entorno del Perdido-Tallon.

Ascenso corto y con vistas...

Escudriñando un sinfín de itinerarios...

El Pic de Tentes se presta a las payasadas...

...y a la espiritualidad!

Tres días inolvidables que valen para despedir un año intenso y para afrontar uno nuevo con energías renovadas.

Terreno templario...con la iglesia hemos topado!!