{Vídeo} Catherine Destivelle y “Au-delà des Cimes”

Si hay un alpinista icónico, en cuanto a magnetismo y calidad de su actividad, esa es Catherine Destivelle.

Sus orígenes en el mundo de la competición la auparon a estrella de la escalada, siendo la primera mujer en encadenar 8a+ y protagonizando portadas y reportajes.
Sin embargo, eso sólo era el punto desde el que construiría el “monstruo” en el que se convirtió más tarde al escalar en solitario el pilar Bonatti en 4,5 h; y también en solitario y en invierno las caras norte de Cervino (por la Bonatti!!), Eiger y Jorasses. Abrió en solitario la “Destivelle” (A4) en el Dru y ascendió el Shisha Pangma en el 94; y no tuvo suerte con sus comprometidas expediciones en el Latok I, pilar Oeste del Makalu, Annapurna Sur, Antártida,…con varios accidentes graves que no minaron su motivación.
Escaló también, en solitario en 1999, la Brandler-Hasse de la Cima Grande di Lavaredo, una actividad de prestigio que se ganó el respeto de la comunidad alpinística…un animal que vivió ajeno a comparaciones, con una actitud envidiable ante los retos de la dificultad.
Cuelgo el enlace al mejor documental de escalada alpina “Au-delà des cimes” de Remy Tezier, ganador del festival de cine de montaña de Banff y Mendifilm en 2009 y que huele a aquellas películas de los Tairraz, con Gaston Rebuffat acompañado de Maurice Baquet. Lo he encontrado en la web, pasando el encierro…

<p><a href=”https://vimeo.com/97325417″>Beyond The Summits (Catherine Destivelle)</a> from <a href=”https://vimeo.com/user12289522″>amra amra</a> on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>

{Vídeo} Pirineistas & Alpinistas, de leyenda

En estos momentos de clausura que nos toca vivir, frecuentamos el uso de nuestras pantallas consumiendo basura en multitud de formatos. Os propongo alimentar vuestro lado más romántico con este pequeño homenaje visual a varios personajes que han empujado los sueños de muchos de nosotros.

Dos macizos: Pirineos y Alpes, que representan los valores de una actividad única, capaz de transportar nuestra emociones a lugares insospechados, lejos del ruido y las presiones. Y en ellos auténticos aventureros que a base de pasión y talento, descifraron sus rincones más salvajes.

Pirineistas: Los Hermanos Ravier, Rabadá y Navarro; y Cintero

Los Hermanos Ravier (1933) representan como pocos la audacia y la pasión por el descubrimientos de las paredes más impresionantes del macizo pirenaico. Desarrollaron una profusa actividad realizando primeras ascensiones que hoy en día siguen siendo atractivas al gran público. El documental “Les Frères Ravier, l´averture pyréenne” de Maryse Bergonzat, nos acerca a conocer a estos dos hermanos con tanto magnetismo…

Alberto Rabadá y Ernesto Navarro (1933 y 1934 – fallecieron juntos en la norte del Eiger en 1965), por su parte, fueron los voraces descubridores de las grandes paredes a este lado del pirineo. Escaladas que para la época eran ya visionarias, con una calidad importante. De ellos tenemos bastantes documentos gráficos. Os cuelgo el vídeo de su escalada al espolón del Fire que tuve ocasión de pelear hace un porrón de años con mi amigo Amado Lopez de Ipiña…

Además de este vídeo, tenéis la oportunidad de ver otros tres reportajes de Rabadá y NAvarro en este link Cima Norte: los 4 documentales de Rabadá y Navarro

Ángel López “Cintero” (1936) se ha colado en esta selección con derecho propio por alimentar su pasión con más de 80 años. Compañero de Rabadá en aperturas de rutas fantásticas en Riglos, nos ha robado el corazón en este bonito documental de Cristian Sorrosal…

Alpinistas: Ricardo Cassin, Emilio Comici, Gaston Rebuffat y Walter Bonatti

El viaje del pirineista suele pasar siempre por los alpes, empujado por el conocimiento del macizo más cercano, muchos hacemos peregrinación a los macizos que antes que nosotros recorrieron los monstruos que aquí os presento.

Ricardo Cassin (1909 – 2009), dejó alto el listón con sus dos primeras alpinas: el espolón Walker en el 38 y la Noreste del Pizzo Badile en el 37 (ruta que tuve la suerte de distrutar con Amado). Cassin, además, realizaría una gran actividad en montañas de todo el mundo dejándonos su icónico espolón Cassin al McKinley…y curiosidades de la vida, también fue apartado como Bonatti del ataque a cima en el K2 de 1954. 

Emilio Comici (1901 – 1940), apodado el “Ángel de los Dolomitas” se ha ganado su sitio en el olimpo de los grandes alpinistas a base de audaces aperturas, sobre todo en el macizo de las Dolomitas. Él fue quien abrió el camino del grado VI, como lo hiciera Messner con el grado VII, y de él es la primera a la Norte de la Gran Cima de Lavaredo en el 33 (vía que 4 años más tarde repetiría en solitario). Cualquiera que haya escalado una de sus rutas sabrá que se trata de otro nivel…

Gaston Rebuffat (1921 – 1985), seguramente fue el alpinista con mayor capacidad divulgadora escribiendo muchos libros y realizando fantásticas películas. De él nos han quedado bastantes documentos cinematográficos para deleitarnos de su agilidad en la escalada de grandes paredes. Fue el primero en escalar las 6 caras nortes de los alpes; aventura que relataría en su libro “Estrellas y borrascas” y cuyo documental podemos ver en este documental…

Walter Bonatti (1930 – 2011), fue el precursor del alpinismo moderno fundamentado en la dificultad y la escalada limpia y su “obra” fue y es “canela en rama”,…”Santo Grial” sólo accesible a escaladores de gran nivel, con aperturas en solitario que dejaron una huella imborrable. A él las 6 caras nortes se le quedaron cortas y realizó nuevas propuestas con rutas visionarias…Sólo él sería capaz de retirarse, en su momento álgido, para seguir creciendo como hombre…

Espero que estos vídeos os ayuden a sobrellevar mejor el aislamiento. 

Grand Astazou (3.071 m), por el Corredor Oublié

El corredor Oublié {olvidado} cruza de lado a lado la vertiente este del Grand Astazou. Se trata de una joyita pirenaica en una vertiente muy salvaje y empinada de los Astazous. En esta ocasión el esquí se quedó como anécdota de la jornada y es que terminamos por escalar parte de la arista norte, alargando el horario como un chicle y pillando malas condiciones en la bajada. En cualquier caso, una jornada memorable de pirineísmo.

1ª Ascensión: B. Lajaus y F. Thibaudeau en junio de 1972.

Desnivel y dificultad: 500 m, AD+; la arista aumenta sustancialmente la dificultad y compromiso del itinerario (lejos del AD+). Añadir otros 1.000 m de desnivel saliendo de la barrera que accede a la presa de Gloriettes.

Material: cuerda de 40 m/7,5 mm, tres tornillos, 2  clavos, 4 friends medianos y cintas largas.

Desde la barrera que da acceso a la presa de Gloriettes (cerrada en invierno) arrancamos temprano, pues sabemos que será un largo día. La nieve está más alta de lo esperado y no foqueamos en ningún momento (crampones). 4,5 h después paramos en la base del corredor, bajo una pared que invita a subir.

Se ve claramente el resalte clave de la ruta, algo escaso. Lo resolvemos sin problemas, si bien la salida resulta algo picante y difícil de proteger.

Luego le sigue un corredor que al rato gira hacia la derecha para ascender una gran diagonal. Seguimos unas huellas viejas y terminamos en la arista que limita con la cara norte.

La ruta normal se desvía antes para seguir siempre por nieve. Pensando que queda poco para la cima, decidimos entusiastamente seguir por la arista. Aquí se ralentiza notablemente la marcha y realizamos varios largos bastante picantes, expuestos y difíciles de proteger…lo que resulta realmente motivante y a la vez lento…después de un rato volvemos a conectar con las rampas finales (buena pendiente) y salimos a la cima, solos con una luz que invita a quedarse.

Primer largo en la arista, hasta un resalte rocoso

No hay tiempo que perder, si no queremos que nos pille la oscuridad. La vuelta es larga: seguimos la cresta y nos lanzamos esquiando la papilla de la cara sur, hasta la brecha de Tucarroya. Para entonces el frío hace acto de presencia y cambia las condiciones de la nieve de forma bestial…así que continuamos hasta el coche, de nuevo con el equipo en la mochila.

Una jornada bellísima de las que Txus y yo recordaremos siempre.

Descenso: descendemos al sur y remontamos a la brecha de Tucarroya, para regresar de forma directa a Gloriettes.

Nota: la barrera de acceso a la presa des Gloriettes permanece cerrada durante el invierno. Se accede a pata (2,5 km, 30 min.)

Track de la ruta: wikiloc Corredor Oublié al Astazou

Horario: 15 h 50 min de coche a coche (4,5 h la aprox a la base del cono / 4,5 h hasta cima (haciendo varios largos en la arista) / 2 h a Tucarroya / 4,5 regreso al punto inicio). Los tiempos pueden reducirse si no se escala la arista final y si la nieve permite esquiar de forma continua.

Referencias bibliográficas: “Roca, nieve y Hielo en PIRINEOS” de Rainier Munsch, Christian Ravier y Rémi Thivel

Punta Espata (2.202 m) y Bacún (2.191 m)

Los dominios de la Collarada ofrecen multitud de opciones e itinerarios bien chulos. El domingo nos acercamos a Villanua el menda, Enekoitz, Xabi, Leire, Eneko y los dos cuadrúpedos Mantxas y Sua, después de una noche pasada por agua y que en altura fue generosa en cuanto a nieve. Entre pitos y flautas, el horario se nos echo encima y optamos por conocer dos satelites poco visitados como son la Punta Espata y el pico Bacún.

Desnivel y dificultad: 1.200 m, 14 km; 2.2/E1. Amplias palas sin grandes dificultades. Track

Aproximación: a través de la web del ayuntamiento de Villanua reservamos acceso a la pista de la Trapa (5 €), para acortar el pateo hasta el refugio de Trapa. Dejamos la furgo donde la nieve pone chungo el avance y comenzamos a foquear 5 km antes de la cabaña, por una pista cómoda.

Muy cerca de la Punta Espata, desde la cabaña de la Trapa, seguimos el valle en dirección este. Nadie va hacia la Espata,… así que nos decantamos por un lienzo inmaculado para pasar el día. Al poco, el generoso pakete que tenemos bajo las tablas, se convierte en el terreno ideal para que Enekoitz nos abra una buena trinchera… en un entorno magnífico y hasta la misma cima.

Es inevitable no tirar un montón de fotos un día así…

Desde el collado que separa Espata de Bacún seguimos hasta el final de la arista sin mayores complicaciones…

Cima en Punta Espata (2.202 m) y el tiempo se cubre para hacer del descenso un viaje siniestro por momentos…, jugamos con una nieve profunda y dibujamos firmas, curvas y a ratos revolcones,…

tan bien, que en un promontorio decidimos volver a subir al collado y ascender la cima del Bacún (2.191 m), para repetir bajadón…

En esta ocasión hacemos un descenso directo a la pista,…de lo más entretenido!

Horario: 6 h en total