Una segunda oportunidad en el Pic de Caubere

00

No es plato de buen gusto sufrir el envite de una avalancha y ser arrastrado 200 metros dando tumbos sin control. El pasado día 10 una placa de viento en la misma cima del Pic de Caubere, en Barèges, nos recordó que la osadía y el entusiasmo pueden llamar a las puertas de los tres ángeles de la muerte, como los llamó un viejo amigo: riesgo 3, cara norte y pendiente.

Podría no escribir sobre ello, pero quizá estuviera contribuyendo a la idea idílica de que la montaña golpea sólo a otros y que a nuestro alrededor todos estamos libres de pecado.

Después de una semana con riesgo 2 por la zona, el mismo sábado el riesgo subió a 3 por vientos en la zona fronteriza. Pensamos que en Baréges libraríamos. Teníamos opciones peores y mejores, pero optamos por la norte del Caubere, que nos parecía apetitosa y no excesivamente complicada.

01

02

El ascenso fue plácido y la nieve se encontraba en buenas condiciones,…hasta que alcanzamos la arista cimera con los esquís en la mochila.

04

05

06

En aquel momento rompimos una placa y la avalancha nos arrastró a Xabi y a mí; a cada uno por un sitio. Media hora después nos reencontramos 200 metros más abajo…abrazos, lloros…yo con amnesia, dolorido y el casco como una nuez; y Xabi con un buen susto.

07

08

Es evidente que no acertamos en la elección y que nos llevamos un buen zarpazo. Un par de semanas después, las “heridas” empiezan a cicatrizar y la vida se ve de otra manera. Seguro que volveré al Caubere para intentar recuperar la memoria perdida o simplemente para disfrutar de una bella montaña sin culpa alguna. La culpa es nuestra nada más y nada menos.

Recupero un texto de Mario Benedetti que encaja a la perfección con lo vivido estos días: “Nunca vamos a ser los de antes. Mejores o peores, cada uno lo sabrá. Por dentro, y a veces por fuera, nos pasó una tormenta, un vendaval, y esta calma que ahora tiene árboles caídos, techos desmoronados, azoteas sin antenas, escombros, muchos escombros. Tenemos que reconstruirnos, claro: plantar nuevos árboles, pero tal vez no consigamos en el vivero los mismos tallitos, las mismas semillas. Levantar nuevas casas, estupendo, pero ¿será bueno que el arquitecto se limite a reproducir fielmente el plano anterior, o será infinitamente mejor que repiense el problema y dibuje un nuevo plano, en el que se contemplen nuestras necesidades actuales? Quitar los escombros, dentro de lo posible; porque también habrá escombros que nadie podrá quitar del corazón y de la memoria”.

Valle de Badet: Un rincón con mucho encanto en el entorno de Piau Engaly

Precioso el valle de Badet

Nuestro viaje llega a su fin y, viendo que el sábado aguantaba el tiempo, después de un día de nevadas amables, nos animamos a recalar en la pequeña estación de Piau Engaly que no conocíamos. Me resisto a pistear y me decanto por recorrer el Vallon du Badet para conocer sus rincones. Un recorrido muy chulo: cortito y con unas panorámicas impresionantes a las murallas del Campbieil y Estaragne entre otros.

Desnivel y dificultad: entorno a los 800 m, dificultades escasas: el descenso se desarrolla por amplias palas 2.2/E1.

Punto de Partida: el parking nº3 de la estación de Piau Engaly (1.800 m). Alcanzar cómodamente el telesilla de Mouscades y desde allí, siguiendo la pista, salir y cruzar el río a la altura de una cabaña. Desde aquí se recorre el valle sin mayores complicaciones.

Primeras luces a los pies del Campbileil y Estaragne

Sigo la traza de otros más madrugadores que yo...

El valle ofrece distintas posibilidades según lo vamos recorriendo. Las ascensiones más características son el Pic de Campbieil, Lenquo de Capo, Soum de Salettes y el Pic de la Gelá. Sigo la traza de unos chicos que han madrugado más que yo y alcanzo la Hourquette de Chermentas (2.439 m) entre los picos de Piau y de la Gelá. Las vistas son impresionantes.

Hourquette de Chermentas

Desde la Hourquette sigo hacia el Pic de la Gelá

Cota 2.604 m

Kilómetros de valles y cimas por descubrir...

Continuo y en esta ocasión me conformo con una cima previa al Gelá, de 2.604 m, para llegar a tiempo a un desayuno con diamantes. El descenso es de los mejores de la temporada sobre una nieve de escándalo…buff!!

Almuerzo y vistas!

panoramica Badet

Al fondo el Pic de la Gelá,...para otra ocasión...

Rampas de escándalo para disfrutar...

El pirineo más bruto...

Sssssss - Sssssss

Horario: 2 horas y 45´para el descenso.

Baqueira-Beret. Tuc de Baciver (2.644 m)

00

Durante nuestra particular “road movie” familiar recalamos en Baqueira-Beret para conocer sus bondades. Después de que la ama disfrutara de lo lindo en la nieve, le tocó a aita salir a “matar el nervio montañero”: una salida rápida a un pico clásico del lugar y que no defrauda, pues el entorno es muy entrañable y bucólico, con sus arbolitos, lagos y buenas vistas. Recomendable.

Desnivel y dificultad: 784 m, 2.2/E1 recorrido sin complicaciones y descenso por amplias palas que van a dar a una zona boscosa en la que se pueden encontrar mayores dificultades (3.2/E1) si uno busca los distintos tubillos y corredores posibles.

Punto de partida: el parking de Orri en Plan de Beret (1.860 m).

01

Desde el mismo parking de Orri se sigue el evidente valle del río Malo por la orilla izquierda. Se va ganando altura de forma cómoda hasta alcanzar un laguito. Lo contorneamos y seguimos el vallecito que asciende a nuestra izquierda, dando la espalda al “puntiagudo” pico Rosari que hemos visto durante el ascenso.

02

03

04

Perdemos de vista el bosque y alcanzamos un vallecito amable que seguimos a media ladera ascendiendo cómodamente. Tras ganar nuevamente altura volvemos a girar a la altura de unas rocas, para alcanzar un nuevo plano que nos pone de cara a la pala característica del Baciver.

05

Últimas rampas a remontar y alcanzamos una cómoda arista que nos pone definitivamente en la cruz del Baciver, a 2.644 m de altura. Sin duda una opción cómoda para estirar las piernas y conocer este rincón del pirineo.

06

07

El descenso no ofrece dudas: todo derecho, disfrutando de unas palas amplias y cremosas que nos permiten disfrutar de un buen calentón de pantorrillas. Sin perder altura, vamos virando a la derecha para seguir un segundo valle superior que nos lleva a la primera parte del recorrido o bien a un último tubo (directo a las pistas).

08

09

10

Horario: 2 h para el ascenso y 25´para el descenso.

978-84-9829-174-2Referencias de interés:Val d’Aran. Esquí de montaña y raquetas 75 itinerarios” de Francisco Román

El tour del Midi d´Ossau o el cortejo de la Jean Pierre

00

El cortejo que realizamos el sábado Oskar y yo al Midi d´Ossau, no estuvo exento de tira y aflojas, como la vida misma. Pasamos frío, calor, estuvimos envueltos en niebla y tiramos de gps,…luego fuimos castigados por el sol; pillamos nieve polvo de escándalo, abrimos huella, después seguimos un “autopista” y para finalizar sufrimos en nieve costra. Un viaje muy chulo que nos dejó un gran sabor de boca y las piernas fundidas. Sin duda, la vuelta al Midi es una travesía muy recomendable que nos permite conocer los distintos rincones de esta cautivadora montaña. Obligada para todos aquellos románticos pirineístas.

Desnivel y dificultad: 1.500 m de desnivel acumulado, para 22,6 km de recorrido. No hay grandes dificultades y los tres descensos que se realizan son siempre por amplias palas de escasa inclinación.

Punto de partida: Parking de Portalet (1.794 m)

Horario: 11 horas de coche a coche.

Con el paquetón que había caído durante la semana pasada optamos por iniciar nuestro camino desde el mismo parking de Portalet. Madrugamos con un frío intenso y a las 7:30 descendemos desde una curva característica hasta el arroyo donde calzamos focas y ascendemos hasta el collado de Soum de Pombie (2.129 m). La visibilidad es nula y esperamos un rato a ver si despeja…y como es que no, nos lanzamos hacia el norte disfrutando del pow y mirando de vez en cuando el gps.

01

01b

01c

01d

02

Llegamos así al llano morrena, plagado de bloques (1.800 m). Volvemos a calzar pieles y remontamos unos 300 m hasta el Collado de Souzon (2.127 m), lugar panorámico donde los haya. El mar de nubes al norte nos prepara para otra bajada misteriosa…

03

04

05

06

07

08

Desde aquí emprendemos el segundo descenso del día: largo y sobre nieve polvo muy profunda, hasta el mismo lago de Bious Artigues (1.422 m). Ojo! A la altura de la Cabaña de Magnabait, cruzamos el bosque, intuyendo el paso más claro y después flanqueamos hacia el oeste, medio esquiando medio remontando, por el Plaa de la Quebe. Y desde aquí continuamos el descenso, directos al parking del Lac por un bosque de lo más divertido.

09

10

11

12

14

15

Parada y fonda; y continuamos el amable valle de Bious, primero por una pista arbolada y después por unas amplias campas presididas por los picos Casterau y Paradis al fondo. Llegamos a la pequeña cabaña de Cap de Pount. Sequimos la orilla del río y tras cruzar un puente giramos al sur para recorrer un precioso valle, a los pies del Paradis. Pasamos las Cabañas de Lous Quebottes y llegamos a la cabaña de la Glere (1720 m).

16

17

18

19

20

21b

22

23

24

Nueva parada para secar las focas y vamos remontando el valle superando distintos sube-bajas. El día se va cerrando y alcanzamos el collado de l’Iou (2.194m) sin apenas visibilidad y con un frío importante que vuelve a congelar nuestras exiguas camel-bags. A estas horas la temperatura ha “encostrado” la nieve de la vertiente sur y nuestra vuelta al coche, lejos de ser un descenso placentero se convierte en un sálvese quien pueda.

25

27

28

29

Guia lameteoqueviene - tomo IReferencias de interés: “Rutas con esquís – Pirineo Aragonés” de Jorge García-Dihinx (Itinerario 65 del tomo I).